Tarjeta virtual: cómo funciona, comisiones | Lista de las mejores

Tarjeta virtual
Tarjeta virtual

La tarjeta virtual tiene como característica la ausencia de un formato físico, ya que se crearon exclusivamente para realizar comprar online con una total seguridad. En nuestro país, solo están disponibles en la modalidad de prepago. Conoce toda la información sobre este tipo de tarjetas online.


Mejores tarjetas virtuales
Nombre
Banco
Comisiones
Prepago
Tarjeta Virtual
BBVA
No
Si
Tarjeta Virtual
N26
4,90€/mes por la cuenta
No
Tarjeta Estándar
Bnext
No
Si
Tarjeta Virtual
Kutxabank
No
No
Tarjeta Virtual
Abanca
No
No
Tarjeta Twyp
ING
No
Si
Tarjeta Virtual
Bankia
No
Si
Tarjeta e-Cash
Santander
9€ a partir del seguro año
Si
Tarjeta Virtual Debit/Credit
Openbank
No
No
Tarjeta CyberTarjeta MoneyToPay
Caixabank
1,5€ min por recarga y 12€/año por gestión del saldo
Si
Tarjeta Virtual
Revolut
No
No
Tarjeta Virtual
Qonto
No
No

Las mejores tarjetas virtuales

Cada vez más entidades bancarias se están decidiendo por incluir esta variedad de tarjetas dentro de sus opciones para que los usuarios puedan hacer un uso de ellas como método de pago online, como opción alternativa a las tarjetas de débito y crédito.

Tarjeta virtual de BBVA

Tarjeta Virtual BBVA

  • Prepago: Si
  • Recarga: de hasta 600€
  • Comisiones: ni emisión ni mantenimiento
Tarjeta

Virtual

Ir a la oferta
Tarjeta Virtual de N26

Tarjeta Virtual N26

  • Prepago: Si
  • Recarga: de hasta 600€
Tarjeta

Virtual

Ir a la oferta
Tarjeta virtual e-cash de Banco Santander

Tarjeta e-Cash Banco Santander

  • Prepago: Si
  • Comisiones: ni emisión ni mantenimiento
  • Seguro: de compras online
Tarjeta

Virtual

Más información
Tarjeta Virtual estándar de Bnext

Tarjeta Estándar Bnext

  • Prepago: Si
  • Límite: hasta 3.000€ en moneda extranjera
  • Online: completamente
Tarjeta

Virtual

Más información
Tarjeta Virtual de Kutxabank

Tarjeta Virtual Kutxabank

  • Seguro: de compras online
  • Límite: personalizado
  • Asociada: a tarjeta física
Tarjeta

Virtual

Más información
Tarjeta virtual MasterCard e-Tarjeta de Liberbank

Tarjeta MasterCard e-Tarjeta de Liberbank

  • Prepago: Si
  • Recarga: de hasta 3.000€
  • Comisiones: por mantenimiento
Tarjeta

Virtual

Más información
Tarjeta virtual de Abanca

Tarjeta Virtual Abanca

  • Comisiones: ni emisión ni mantenimiento
  • Generar: todas las que se deseen
  • Asociada: a cuenta bancaria
Tarjeta

Virtual

Más información
Tarjeta virtual Twyp de ING

Tarjeta Twyp ING

  • Prepago: Si
  • Comisiones: ni emisión ni mantenimiento
  • Descuentos: en varias marcas
Tarjeta

Virtual

Más información
Tarjeta Virtual Debit/Credit de Openbank

Tarjeta Debit/Credit Openbank

  • Prepago: No
  • Recarga: de hasta 1.650€
  • Comisiones: ni emisión ni mantenimiento
Tarjeta

Virtual

Más información
Tarjeta virtual de Bankia

Tarjeta Virtual Bankia

  • Prepago: Si
  • Límite: hasta 1.500€
  • compras: por internet
Tarjeta

Virtual

Más información
Tarjeta CyberTarjeta MoneyToPay de Caixabank

CyberTarjeta MoneyToPay Caixabank

  • Prepago: Si
  • Recarga: sin límite
  • Comisiones: 12€/año
Tarjeta

Virtual

Más información
Tarjeta Virtual de Revolut

Tarjeta Virtual Revolut

  • Prepago: No
  • Recarga: No
  • Comisiones: ni emisión ni mantenimiento
Tarjeta Virtual de Qonto

Tarjeta Virtual Qonto

  • Prepago: No
  • Recarga: No
  • Comisiones: ni emisión ni mantenimiento
Tarjeta

Virtual

Más información

¿Qué es una tarjeta virtual?

La tarjeta virtual es un método de pago que ha sido diseñado únicamente como tarjeta para comprar por internet, sin formato físico. Con el objetivo de darles un uso solamente dentro del ámbito online, se puede considerar prácticamente hermanas de las tarjetas prepago o monedero.

Diferencia con la tarjeta prepago La tarjeta prepago se puede obtener en formato físico mientras que la virtual es únicamente online.

Tarjeta virtual: ¿Cómo funciona?

El funcionamiento de una tarjeta virtual es muy sencillo pero a la vez se encuentra bastante restringido por su naturaleza. Se podría definir su funcionalidad en dos sencillos puntos:

  • Recargable: solo se comercializan tarjetas virtuales prepago por lo que el usuario carga lo que necesite.
  • Online: su actividad se desarrolla únicamente en el ámbito digital y está diseñada para compras a través de internet.
¿Cómo elegir una tarjeta virtual? Cuando queremos contratar una tarjeta virtual y nos situamos ante todas las opciones que los bancos y neobancos nos ofrecen puede parecer complicada a elección. Sin embargo, si atendemos a una serie de aspecto será más sencillo:
  • Comisión de emisión o mantenimiento: comprueba que el banco no te va a cobrar nada por la tarjeta, ya sea por su emisión como por el mantenimiento. Además, al ser virtual esto no debería suceder.
  • Prepago, débito o crédito: previamente a la adquisición del plástico debemos saber con qué tipo nos vamosa hacer. El sistema de uso no será igual si tienes que recargarla, si el gasto va directo a tu cuenta o si cuando compres tienes que pagar al mes siguiente.
  • Límite de gasto: si vamos a hacer cualquier compra debemos asegurarnos antes hasta cuánto podemos gastar.
  • Permite vinculaciones: es posible que quieras vincular la tarjeta a una aplicación, página web o a un dispositivo.
  • Sistemas de seguridad en las compras: al igual que en el resto de los plásticos, hay que comprobar si dispone de un seguro, cobertura por fraude o sistema de alerta por SMS.
Contratar Tarjeta BBVA

Tipos de tarjeta online

La expansión de la tarjeta virtual todavía está empezando, no está muy asentado su uso, siguen teniendo preferencia las tarjetas de crédito o débito, por lo que las opciones a elegir se restringen. Podemos encontrar dos tipos de tarjetas virtuales:

  • Débito y crédito: esta opción se encuentra disponible en algunos países aunque a España todavía no ha llegado. Estas tarjetas suelen venir con un saldo previo y hay un plazo para realizar el pago. En el caso de las de las de débito, el saldo lo coge de la cuenta.
  • Prepago: es la opción disponible que ofrecen las entidades, lo que la convierte en la más común. Estas necesitan ser recargadas cada vez que se vayan a usar.

Las tarjetas virtuales incluyen los mismo números, códigos de seguridad y fecha de vencimiento que las tarjetas en formato físico.

¿Cómo pedir una tarjeta virtual?

El proceso para solicitar una tarjeta online es igual que el de petición de cualquier otro tipo de tarjeta, ya sean de débito, crédito o prepago.

  Si no eres cliente

  • Tendrás que darte de alta en la entidad bancaria correspondiente
  • Introduce tus datos personales
  • Configura tus necesidades de compra
  • Indicar la fecha de validez límite
  • El saldo que quieras añadir
  • Lee las condiciones y firma

 Si ya eres cliente

  • Acude al apartado tarjetas
  • Encuentra la tarjeta virtual
  • Haz clic en activar

Tarjeta virtual gratis: ¿Cómo crearla?

Contratar una tarjeta virtual es un proceso que se realiza con una entidad bancaria lo que supone que el banco puede añadir comisiones que hagan que las tarjetas no te salga completamente gratuita. Te tienes que fijar en los siguiente puntos para conseguir una tarjeta virtual gratis:

  • Las comisiones por emisión y mantenimiento de la tarjeta
  • El cobro por carga y descarga de efectivo

La gran mayoría de tarjetas virtuales, en la actualidad, son tarjetas prepago, por lo que las formas de conseguirlas gratuitas serán muy parecidas a las de ese tipo de tarjeta.

Contratar Tarjeta N26

Ventajas de una tarjeta online

El uso de las tarjetas online está creciendo y cada vez son más los bancos que se deciden a incluirlas entre su oferta de tarjetas por todas las ventajas que presentan.

 Más seguridad con tus datos

La posibilidad de poder generar una tarjeta virtual que no contenga todos tus datos bancarios y con un saldo limitado, reduce las posibilidades del robo de datos, ser víctima de fraude o que puedan difundir tu información.

 Protección de tus pagos

Su formato exclusivamente virtual disminuye el riesgo de robo de la tarjeta física, el registro por parte de un comercio de tus datos al pagar en una tienda o restaurante con una tarjeta de crédito o débito. De igual manera, la compra por internet será más segura porque solo vas a tener en la tarjeta el saldo que necesiten y no podrán acceder a todo el dinero que tengas en tu cuenta corriente.

 Menos vinculación con las bancos

Aunque algunas entidades requieren la apertura de una cuenta bancaria para su contratación, la relación que establecerás con ese banco va a ser mínima. Solo tendrás que darles algunos datos mínimos. Podrás conseguirla y cancelarla de manera sencilla y rápida sin necesidad de tener una gran relación contractual con la compañía.

 Gran accesibilidad

La naturaleza de este tipo de tarjetas posibilita que una mayor proporción de clientes accedan a ella. No requiere ingresos, ni apenas condiciones, introduces el saldo que quieres gastar y tiene una validez determinada. Estas características hacen viable que jóvenes, adultos o mayores puedan contratarla de manera fácil.

Preguntas frecuentes sobre la tarjeta virtual

¿Una tarjeta virtual puede ser anónima?

En algunas ocasiones las tarjetas virtuales son anónimas. Esto dependerá de la entidad bancaria con la que se contraten, aunque en la tarjeta que veamos no venga ningún nombre porque los datos importantes son el número de tarjeta, fecha de caducidad y cvv, tienen que ir suscritas al nombre de una persona.

¿Tienen comisiones la tarjeta virtual?

Las tarjetas virtuales pueden conllevar comisiones por su mantenimiento y emisión o por algún tipo de operación. A pesar de no ser lo más común, algunas entidades las imponen.

¿Puedo sacar dinero de la tarjeta virtual?

No se puede sacar dinero de un cajero automático con la tarjeta virtual. Este tipo de tarjeta se ha creado para utilizarla únicamente de manera online, por lo que las operaciones típicas que se realizan con las tarjetas de crédito o débito no son posibles.

¿Qué diferencia hay entre una tarjeta virtual y una convencional?

La diferencia principal radica en su formato. Las tarjetas virtuales no son físicas y están diseñadas para utilizarlas de manera online. Además, mientras que las tarjetas convencionales están directamente vinculadas a la cuenta bancaria, las virtuales son independientes y solo hace falta recargarlas.

Actualizado el