Autoconsumo compartido: cómo tener fotovoltaica entre varios

Actualizado el
min de lectura

Varias personas pueden ser dueños de una misma instalación de fotovoltaica. Es lo que se conoce como autoconsumo colectivo o autoconsumo compartido, una modalidad que permite que varios puntos de suministro se alimenten de las mismas placas solares.

Autoconsumo colectivo: guía de uso

El autoconsumo colectivo es una modalidad de autoconsumo solar que permite que varias personas puedan sacar provecho de una misma instalación de fotovoltaico. De esta forma, las placas solares se comparten y su energía se reparte entre diferentes puntos de suministros.

El ejemplo más ilustrativo de autoconsumo colectivo, también llamado autoconsumo compartido, es el que se lleva a cabo en una comunidad de vecinos. Los paneles solares instalados en el techo del edificio dan soporte energético a todas las viviendas del bloque.

Pero este no es el único ejemplo de autoconsumo colectivo. Ya que también es frecuente encontrar instalaciones de fotovoltaica compartidas en polígonos industriales, en urbanizaciones o, incluso, en entornos rurales.

Siempre que estemos ante 1 o varias instalaciones de placas solares que den soporte energético a varios puntos de suministro estaremos ante un autoconsumo colectivo.

Definición oficial del autoconsumo colectivo Según la normativa sobre placas solares, se entiende por autoconsumo colectivo cuando "un grupo de varios consumidores se alimentan, de forma acordada, de energía eléctrica proveniente de instalaciones de producción próximas a las de consumo y asociadas a los mismos".

¿Quién puede compartir placas solares?

Las instalaciones de autoconsumo compartido pueden ser utilizadas por una serie de consumidores específicos. A continuación, se muestran 3 ejemplos de autoconsumo colectivo:

  • Bloques de pisos: la instalación de placas solares en una comunidad de vecinos debe votarse en la junta de vecinos y tiene que haber una mayoría a favor. Es un tipo de instalación muy común en las zonas urbanas.
  • Empresas: utilizando la superfice del local, un negocio con paneles solares puede conseguir la suficiente energía para realizar su actividad. Además, las viviendas cercanas puedan ser beneficiarias también de esa energía y ahorrar.
  • Urbanizaciones: diferentes viviendas se ponen de acuerdo para comprar paneles solares y poner en marcha una instalación para compartirla. Deberán cumplir con los límites de distancia establecidos para el autoconsumo colectivo.

Autoconsumo compartido: ¿cuántos tipos existen?

Hay 4 tipos de autoconsumo compartido. Son variantes de un mismo formato de instalación que se diferencian entre sí por el uso que hacen de los excedentes fotovoltaicos, la titularidad de la instalación o la obligatoriedad a tener sistemas de antivertido.

No obstante, todos ellos consiguen que se pueda ahorrar con paneles solares colectivamente. Los 4 tipos de autoconsumo colectivo que se permiten en España son:

  1. Autoconsumo colectivo SIN excedentes
  2. Autoconsumo colectivo SIN excedentes ACOGIDO a compensación
  3. Autoconsumo colectivo CON excedentes ACOGIDO a compensación
  4. Autoconsumo colectivo CON excedentes NO ACOGIDO a compensación

A continuación, vamos a ver en qué se diferencia cada uno de ellos:

Autoconsumo colectivo
SIN excedentes

   Ver detalles

  • Los excedentes no se utilizan.
  • Tienen sistemas antivertido
  • Titularidad compartida entre beneficiarios
  • Se utiliza en bloques de pisos
 

Autoconsumo colectivo SIN excedentes
pero ACOGIDO a compensación

   Ver detalles

  • Los excedentes se compensan entre los consumidores asociados.
  • Tienen sistemas antivertido
  • Titularidad compartida entre beneficiarios
  • Se realiza en edificios con múltiples viviendas
 

Autoconsumo colectivo CON excedentes
y ACOGIDO a compensación

   Ver detalles

  • Se compensan excedentes de autoconsumo
  • Es necesario tener una tarifa solar
  • Hay un único titular de la instalación
  • Por ejemplo: un polideportivo con placas que comparte energía
 

Autoconsumo colectivo CON excedentes
y NO ACOGIDO a compensación

   Ver detalles

  • Se venden excedentes
  • Actividad económica
  • Un único titular
  • Un planta fotovoltaica que comparte energía y, la que sobra, la vende

Es importante tener en cuenta, que independientemente del tipo elegido, una instalación de autoconsumo compartido tendrá un Código de Autoconsumo (CAU), que estará unido a un grupo de CUPS (Código Universal de Punto de Suministro, y por el que se identifica cada punto de suministro).

Más información sobre los tipos de autoconsumo compartido

Autoconsumo colectivo SIN excedentes

El autoconsumo colectivo sin excedentes es cuando varios consumidores asociados a una instalación de placas solares que tiene un sistema de antivertido.

De esta forma, la electricidad que no sea utiliza no podrá ser en ningún caso devuelta a la red eléctrica y, por tanto, ningún usuario de este autoconsumo colectivo podrá acceder a la compensación de excedentes.

En este tipo de instalaciones es crucial realizar un cálculo del número de placas solares muy preciso para evitar malgastar la energía renovable o, y en el peor de los escenarios, quedarse cortos y no poder disfrutar de autogenerar tu propia energía.

Autoconsumo colectivo SIN excedentes ACOGIDO a compensación

El autoconsumo colectivo sin excedentes acogido a compensación es una modalidad que se caracteriza porque la instalación como tal no puede devolver los excedentes a la red, porque hay un sistema antivertido. Pero los consumidores (los diferentes puntos de suministros) sí pueden utilizar esa energía excedentaria para compensarla.

Es decir, a nivel total de la instalación no se devolverán excedentes a la red, pero individualmente sí y entre ellos. Ya que en estos casos la energía generada se individualiza, lo que permite que la no utiliza se convierta en excedente y, por tanto, pueda compensarse, si bien de una manera especial.

Ya que la energía que le sobra a un consumidor en ese instante, podrá ser utilizada por otro. A cambio de ella, el primero recibirá una compensación de excedentes al precio acordado en el acuerdo de reparto de energía.

Por eso, en los casos de autoconsumo colectivo sin excedentes acogido a compensación no es necesario firmar un contrato de compensación de excedentes, simplemente debe quedar reflejado en el acuerdo que se firma entre todos aquellos que comparten la instalación.

Para hacer posible esta combinación, se realiza lo que se conoce como una instalación enlace o centralización de contadores, que es el punto de encuentro entre la distribuidora y el resto de puntos de suministros.

Esta modalidad es típica de edificios de viviendas plurifamiliares, no confundir con las instalaciones de placas solares en viviendas unifamiliares individuales.

Autoconsumo colectivo CON excedentes ACOGIDA a compensación

En el autoconsumo colectivo CON excedentes ACOGIDA a compensación cada miembro del acuerdo tendrá una tarifa de compensación de excedentes para placas solares.

Es decir, la energía que genere la instalación y que no sea utilizada será devuelta a la red y compensada de forma individual sobre la factura.

En este tipo de autoconsumo colectivo, también existen las instalaciones enlace o puntos de centralización de contadores. Y, para que sea posible la compensación, al menos uno de los consumidores asociados debe estar conectado a ella.

Esta modalidad es frecuente en grandes tejados, espacios públicos o espacios deportivos. Donde los beneficios de la energía solar se comparten, por ejemplo, entre las viviendas de alrededor. En estos casos, la instalación de autoconsumo colectivo pertenece a un productor que será quien conste en los registros.

Dentro de esta categoría se encuentra el tan conocido autoconsumo remoto, que permite disfrutar de las ventajas de tener paneles solares, sin realizar su instalación.

Autoconsumo colectivo CON excedentes NO ACOGIDA a compensación

El autoconsumo colectivo CON excedentes NO ACOGIDA a compensación es la venta de energía al mercado eléctrico.Por tanto, la energía que generen los paneles solares y que sobre no será compensa en la factura, sino que será vendida al mercado eléctrico.

En estos casos, el dueño de la instalación de autoconsumo colectivo se convertirá productor de energía y tendrá que hacerse cargo de las obligaciones fiscales asociadas a los empresarios de la energía.

Autoconsumo colectivo: principales requisitos

El autoconsumo colectivo sólo es posible bajo una serie de parámetros. Que van desde la potencia de la instalación, hasta la distancia entre las partes, pasando por la firma de un acuerdo de reparto de energía.

Todo ello viene estipulado en el Real Decreto-ley 244/2019, de 5 de abril que, entre otros aspectos, regula el autoconsumo colectivo con placas solares. Algunas de las condiciones que impone la normativa son:

  • Que sea una instalación de baja tensión. Es decir, <100 kW.
  • La firma de un acuerdo de reparto de energía.
  • Cumplir la distancia máxima establecida entre los puntos
  • Tener un CAU asociado a los paneles solares y varios CUPS asociados al resto de suministros beneficiarios.
  • Tener un contador de generación neta, que puede ser comprado o alquilado.

A continuación, vamos a ver en detalle algunos de los requisitos más importantes que hay que cumplir para tener autoconsumo compartido:

Autoconsumo compartido 500 metros, distancia obligatoria

El autoconsumo compartido está limitado a una distancia de 500 metros entre la instalación de placas solares y el resto de puntos de suministros que se aprovechan de ella. Esta es la limitación en distancia más conocida pero no es la única que existe.

Existen hasta 3 limitaciones de distancia para el autoconsumo colectivo:

  • Autoconsumo colectivo 500 metros
    Distancia que debe existir entre la instalación de placas solares y el resto de punto de suministros. Los 500 metros afectan a bloques de edificios. O, como establece la normativa, en medios de proyección ortogonal.
  • Autoconsumo colectivo 2 Km
    Se establece una limitación de 2Km (2.000 metros) para las instalaciones de autoconsumo colectivo que se hacen en cubiertas de edificaciones, estructuras artificiales o suelo industrial.
  • Autoconsumo colectivo 14 dígitos
    Se exigen que la instalación de placas solares y el resto de consumidores asociados estén en misma referencia catastral. Deben coincidir los primeros 14 dígitos del código catastral, exceptuando aquellas autonomías que tienen una norma catastral propia.

El acuerdo de reparto autoconsumo

El acuerdo de reparto de autoconsumo establece cómo se va a repartir la energía eléctrica producida por los paneles solares entre los diferentes participantes de una instalación de autoconsumo colectivo.

A continuación, se muestra un ejemplo de acuerdo de reparto de autoconsumo establecido en base al criterio de energía producida:

Acuerdo de reparto del autoconsumo colectivo

Los acuerdos de reparto de energía son obligatorios en todos los tipos de autoconsumo compartido, ya que es el documento en el que se establecerá el porcentaje de energía que utilizará cada beneficiario. Esto es lo que se conoce energía neta individualizada.

Aunque no lo parezca, el reparto de la energía producida en autoconsumo se calcula a través de una compleja fórmula en la que intervienen diferentes coeficientes. Que son los criterios que se establecen para el reparto y se pueden añadir tantos como se quieran, desde el consumo de energía, hasta la potencia contratada o el porcentaje de participación.

Cualquier criterio de reparto puede ser valido, la única limitación establecida es que los participantes deben utilizar coeficientes de reparto fijos cuya suma debe ser 1.

Una vez firmado el acuerdo de reparto de energía por todos los participantes, este documento es entregado a la distribuidora (directamente o a través de la comercializadora). Que se encargará de hacer posible el autoconsumo colectivo.

Por último, señalar que en los acuerdos de reparto de energía en autoconsumo colectivo deben figurar los siguientes datos:

  • La modalidad de autoconsumo de la instalación de autoconsumo colectivo
  • El CAU (Código de Autoconsumo)
  • Los consumidores asociados: NIF, CUPS y los coeficientes de reparto
  • La instalación o instalaciones de generación asociadas

Esquema de autoconsumo compartido

Por último, en cuanto a los requisitos, hay que mencionar que la normativa permite a los consumidores asociados a un autoconsumo colectivo conectarse a la instalación de 2 maneras.

Esto es lo que se conoce como esquemas de conexión. Que pueden ser a red interior o a través de red

1. Esquema de conexión de autoconsumo compartido a red interior

El sistema de producción estará conectado a la red interior de los consumidores asociados a través de líneas directas (por ejemplo, en una comunidad de propietarios).

Autoconsumo colectivo con conexión en red interior

2.Esquema de conexión de autoconsumo compartido a través de red

El sistema de producción estará conectado a la red de distribución próxima de los participantes de la instalación colectiva (por ejemplo, dos empresas en edificios diferentes).