Fin del impuesto al sol: el RD 15/2018 impulsa el autoconsumo

Usted está aquí

 
Impuesto a la generación de energía solar

El impuesto al sol supuso un retroceso en la transición energética de España hacia el autoconsumo. Sin embargo, tras su derogación en 2018, España podrá volver a posicionarse como referente en instalaciones de placas solares.

¿Qué es el impuesto al sol?

El impuesto al sol se definía como un “peaje de respaldo” aplicado a la energía generada mediante el uso de paneles fotovoltaicos. Por tanto, el consumidor debería pagar los impuestos correspondientes por la energía que produjese en su instalación de autoconsumo. Sin embargo, existían algunos casos en los que los consumidores quedaban exentos de pagar el impuesto al sol.

  • Instalaciones de autoconsumo aisladas.
  • Instalaciones con menos de 10kW de potencia.
  • Instalaciones ubicadas en Canarias, Ceuta y Melilla.
  • Instalaciones de cogeneración y frenado de trenes.

El impuesto al sol fue el nombre no oficial otorgado a las modificaciones presentadas en el real decreto 900/2015, publicado el 9 de Octubre por el ministro José Manuel Soria López. Este decreto regulaba las condiciones administrativas, técnicas y económicas de las instalaciones de autoconsumo.

¿Por qué se introduce el impuesto al sol en España?

El impuesto del sol aparece para solventar la deuda con las distribuidoras. Por otra parte, se aplica como peaje por estar conectado a la red y tener derecho a utilizar la energía que tus paneles no sean capaces de generar. Sin embargo, el productor de energía de autoconsumo está pagando el mismo precio por el mantenimiento de estas redes que los usuarios que solicitan mucha más potencia.

La introducción de instalaciones de energía renovables supuso un cambio en la cantidad de energía transportada por las distribuidoras (potencia), ahora parte de la energía es producida más cerca de las fuentes de consumo y no necesita ser distribuida. Este nuevo sistema, supone una disminución en las pérdidas de distribución además de permitir el cambio gradual de redes de distribución en forma de malla a redes en forma de anillo o lineales, más baratas de construir y mantener.

Tras la introducción de este famoso impuesto al sol ya no resultaba tan rentable ni atractiva la instalación de paneles fotovoltaicos en una vivienda.

Derrogación del impuesto al sol

El 5 de octubre de 2018, tres años más tarde de su introducción, Teresa Ribera anuncio el fin del famoso impuesto al sol además de añadir una serie de reformas con el fin de fomentar la energía solar. Alguna de las reformas más importantes que fomentan el aumento de puntos de autoconsumo son:

  • Eliminacion del contador de generación en instalaciones sin vertido.
  • Instalaciones pequeñas e instalaciones no conectada a red quedan exentas de pedir permisos a la compañía eléctrica.
  • Compensación por la energía vertida para pequeños consumidores.
  • Posibilidad de conectarse varías personas a una misma instalación.
  • Reducción del precio de las multas por no cumplir los requisitos de la instalación.

La anulación del impuesto al sol junto con las nuevas reformas, ha disparado las solicitudes de instalaciones de autoconsumo en un 44% con respecto al año anterior.

Consecuencias del impuesto al sol

El impuesto al sol supuso una desaceleración en los objetivos de autoconsumo de España para 2020. Sin embargo, otros factores como la falta de retorno económico por la generación de energía en la red y las dificultades legales para realizar la instalación tuvieron un peso igual o mayor en la desaceleración producida.

España fue el segundo país del mundo en empezar a implementar la energía fotovoltaica, por detrás de Alemania y por delante de EEUU.

Futuro del impuesto al sol

La inestabilidad política tras la moción de censura y las elecciones de abril de 2019, han supuesto constantes modificaciones en la normativa respecto al autoconsumo, las cuales están rodeadas de incertidumbre en función de lo que pase en las próximas elecciones.

A pesar de la incertidumbre a futuro, si estudiamos el mercado del autoconsumo y observamos la desnuclearización y la tendencia a las energías renovables de las grandes potencias europeas, podemos asegurar que todos los cambios de normativa que haya a partir de ahora serán hacia un futuro más limpio.

La FER (Fundacion de Energías Renovables), presento en Marzo de 2018 una serie de propuesta que marcarán las bases del debate en la transición hacia el autoconsumo. ALgunas de las mas relevantes fueron:

  • Establecer la energía fotovoltaica como uno de los pilares de la demanda energética.
  • Permitir que el consumidor asuma el papel de generador, otorgándole capacidad para comprar, generar, almacenar y vender energía eléctrica.
  • Establecimiento de un marco regulador abierto y sin limitaciones para las instalaciones de autoconsumo.

Con la normativa actual, se estima que una instalación aislada de autoconsumo tardaría aproximadamente entre 6 y 8 años en recuperar la inversión

Presupuesto
Presupuesto gratuito