Consejos para proteger una vivienda contra una ocupación ilegal

Alarma okupas
 

Los índices de ocupación han ido en aumento en España desde que empezó la crisis en 2008, llegando actualmente a las 90.000 viviendas ocupadas. Estos datos preocupan, sobre todo, a propietarios de segundas viviendas o de viviendas de vacaciones, más susceptibles a ser ocupadas.



La ocupación de pisos en España en cifras

La ocupación es un movimiento social que nació en la década de 1970 aproximadamente. Consiste en tomar como alojamiento, sin tener permiso ni pagar por ello, una propiedad que esté deshabitada, ya sea temporal o definitivamente.

La primera definición que se le dio a este movimiento fue en 1976 y se le describió como una forma de vida en la que se usaban los inmuebles sin consentimiento. Pero ya en 1945, en Reino Unido, se denominó okupas a las 45.000 personas que habitaban sin pagar infraestructuras del ejército.

Desde el 2008, cuando comienza a notarse la crisis financiera, las cifras de ocupación en España no han dejado de incrementarse. De manera más concreta, las estadísticas afirman que el número de viviendas ocupadas se ha multiplicado por siete entre 2008 y 2015, pasando de 488 casos a 3.278.

No se tienen datos muy concretos sobre el número de casas ocupadas en España, pero se estima que el número supera las 90.000 viviendas. Solo en Madrid el número de propiedades ocupadas es de 3.000, según la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) y, según otras estimaciones, el número rozaría las 3.700 viviendas.

Otras de las ciudades españolas más afectadas son Barcelona con más de 1.000 viviendas ocupadas y con un incremento de ocupación del 66% desde el año 2008. En Galicia destaca la ocupación en las ciudades de A Coruña y Vigo. Otras de las comunidades autónomas más afectadas son el País Vasco, la Comunidad Valenciana y las Islas Baleares.

Otro dato interesante es la estimación de que al menos 70.000 de las viviendas ocupadas pertenecen a entidades financieras. Bankia contaría con 5.000 viviendas ocupadas; el Banco Popular con 1.635 y otros bancos como el BBVA, la Caixa y el Banco Santander también están afectados.

Cómo evaluar el riesgo de ocupación en España

Para evaluar el riesgo de ocupación, es necesario conocer las características y el tipo de vivienda que buscan los okupas. Según estudios, las propiedades más propensas a ser ocupadas son:

  • Entidades bancarias.
  • Edificios sin terminar.
  • Viviendas sociales.
  • Casas vacías.
  • Casas y apartamentos en los barrios de bajo poder adquisitivo.

No obstante, ninguna vivienda queda exenta de peligro de ocupación y, por tanto, será necesario tomar medidas de precaución en cualquier propiedad.

También es necesario conocer las razones por la que se ocupan las propiedades. Principalmente existen dos razones. Por un lado, la necesidad de tener acceso a una vivienda incluso cuando se tienen problemas económicos que no permiten pagar por ella y, por otro lado, la ocupación de propiedades con el fin de llevar a cabo actividades y negocios ilegales y lucrativos o como lugar para la difusión de ideas.

Según datos de la policía, la ocupación por necesidad es de un 25%, dejando las tres cuartas partes de la ocupación en manos de bandas y grupos de delicuentes cuyos objetivos, en la mayoría de los casos, son criminales.

En España el riesgo de ocupación es alto. Se aprecia desde hace muchos años que el número de viviendas ocupadas aumenta sin parar y, además, España es uno de los países con más viviendas deshabitadas de toda la Unión Europea con un número que alcanza los 3,4 millones de viviendas. Por detrás de España, estarían Francia e Italia, con aproximadamente 2 millones de viviendas deshabitadas cada uno; Alemania contaría con 1,8 millones de viviendas deshabitadas y Reino Unido tendría unas 700.000 viviendas deshabitadas o 900.000 según las estadísticas que se tomen como referencia.

También se estima que, en España, un 36% de la población tiene una vivienda de vacaciones. Este tipo de vivienda tiene mayor posibilidad de ser ocupado que una vivienda habitual. Además, son viviendas que no suelen estar protegidas con un sistema de alarma anti okupas, lo que facilita el proceso de ocupación.

Las provincias que actualmente están más afectadas por el fenómeno de la ocupación son: Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana, Islas Baleares y País Vasco.

Cómo evitar la ocupación de una vivienda

Como se ha explicado más arriba, los objetivos principales de los okupas son las viviendas deshabitadas, especialmente las que pertenecen a entidades bancarias. Las viviendas que ocupan pueden estar deshabitada de manera temporal, como, por ejemplo, las viviendas de vacaciones o estar deshabitadas de manera permanente.

No obstante, cualquier vivienda puede ser susceptible de ocupación sean cuales sean sus circunstancias. Existen una serie de métodos que pueden ayudarte a prevenir la ocupación de tu vivienda. Los consejos van desde la modificación de simples hábitos a la instalación de complejos sistemas de seguridad. A continuación, enumeramos los principales métodos para evitar la ocupación y explicamos sus características principales.

  • No poner el cartel de "Se vende" o "Se alquila": Si tienes una vivienda que alquilas y te quedas sin inquilino, evita poner un cartel en la terraza que indique que la vivienda está libre.
  • No dar direcciones exactas en webs de alquiler: Las web de alquiler y venta de viviendas más conocidas son públicas y están abiertas a cualquiera que esté navegando pro internet. Aunque tengas que indicar la zona e incluso la calle, evita poner el número y piso exacto para evitar allanamientos.
  • Simular que la casa está habitada: Al igual que cuando nos vamos de vacaciones, es importante no hacer evidente que la casa está vacía. Para ello, es de gran ayuda que alguien se encargue de recoger el correo y la publicidad a menudo. También es conveniente subir y bajar persianas a diario. Si se tiene la posibilidad, existen enchufes inteligentes con los que puedes programar ciertas horas para que una lámpara se encienda y se apague, de forma que parezca que hay alguien en casa.
  • Instalar un sistema de alarma: Los sistemas de alarma han demostrado ser el mejor remedio ante la ocupación. Los sistemas de videovigilancia son una prueba evidente de que la casa se ha ocupado a la fuerza y sus imágenes permiten desalojar directamente sin pasar por procesos judiciales.
  • Puerta blindada: Las puertas blindadas son un gran complemento para las alarmas, ya que su apertura es muchísimo más complicada que cualquier puerta normal.
  • Ventanas anti rotura: Especialmente interesante para casas bajas con muchas cristaleras. Las ventanas son puntos muy vulnerables de la vivienda y contar con cristales especiales dificulta e incluso evita allanamientos.
  • Ayuda de vecinos y familiares: Los vecinos o familiares pueden ser de gran ayuda cuando nosotros mismos no podemos hacernos cargo de nuestra casa de vacaciones o para que cuiden de nuestra vivienda mientas estamos de vacaciones.

El sistema de alarma anti okupas es el método más fiable, ya que permitirá grabar imágenes del proceso y se podrá desalojar directamente sin necesidad de pasar por todo el proceso judicial de desalojo. En el siguiente apartado, se explica este proceso con más detalle.

¿Se puede ocupar una casa con alarma?

Instalar un sistema de alarma supone una inversión económica relativamente alta, no obstante, está demostrado que es el método anti okupa más efectivo. A continuación, explicamos el porqué.

Tener instalada un sistema de alarma y señalizarlo en la fachada para hacerlo evidente suponen de por sí un método disuasorio que desanimará a la mayoría de los okupas incluso a intentar allanar la propiedad, ya que siempre preferirán una vivienda que esté desprotegida.

Si incluso señalizando que existe un sistema de alarma los okupas deciden allanar nuestra propiedad, por el simple hecho de contar con una alarma, el método de desalojo será mucho más sencillo.

Cuando no se tiene sistema de alarma anti okupas, los procesos de desalojo tienen un procedimiento concreto que tiene que pasar inevitablemente por el juzgado, dura entre ocho meses y dos años y suponen un gasto a los propietarios que suele superar los 2.000€, mucho más que el coste de un sistema de alarma.

Por lo tanto, la respuesta a la pregunta de si una casa puede ocuparse si hay un sistema de alarma instalado es sí, pero el desalojo será inmediato, no tendrá que pasar por un juzgado y no supondrá ningún coste adicional al propietario.

Cuál es la ley de Okupas con alarmas

La ley en España relativa a la ocupación recibe críticas por considerarse muy laxa. La población protesta porque las multas y sanciones no son suficientes e incitan a seguir ocupando viviendas.

También existe una crítica generalizada ante el gobierno y los partidos políticos porque dicen que no toman ninguna medida y la mejora de estas leyes y procesos no entra dentro de sus planes. No obstante, el pasado mes de octubre, el Partido Popular y Ciudadanos aprobaron una moción para realizar mejoras en el problema de la ocupación, entre ellas:

  • Que se consigan juicios rápidos para procesos de desalojo.
  • Que se endurezcan las penas.
  • Que se garantice el cumplimiento de las penas.

Pero por ahora, las leyes y procesos siguen siendo los mismos que en los últimos años, que se basan en dos artículos del código penal: los artículos 245 y 246, cuyas penas son de una multa de 3 a 6 meses, en el caso de usurpación sin violencia. Si el allanamiento es con violencia, la multa puede ascender de 1 a 2 años de cárcel.

Las víctimas de ocupación se quejan de que las leyes españolas al respecto sobreprotegen a los okupas y los propietarios se sienten inferiores y debilitados ante los procesos judiciales tan largos y costosos. Por esta razón, piden:

  • Leyes que sean más simples y claras y que hagan referencia directa al artículo 17 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que dice: "Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente. Nadie será privado arbitrariamente de su propiedad."
  • Mejorar la gestión de la justicia.

Cuáles son los accesorios de alarmas más efectivos anti okupas

Cualquier sistema de alarma que esté conectado a una CRA (central receptora de alarma) estará protegido antes la ocupación, no obstante, existen una serie de accesorios que son de especial importancia si se teme que nuestra propiedad pueda ser ocupada. A continuación, enumeramos los accesorios de alarma anti okupa más efectivos.

  • Vídeovigilancia: Este es el mejor método contra la ocupación, ya que supone un testimonio verídico de que ha habido allanamiento. Además, serviría de prueba si se llegara a juicio.
  • Detector de movimiento: Estos tipo de detectores se activa con el movimiento. Está conectado con el panel de control de la alarma que las envía a la CRA (central receptora de alarmas).
  • Detector magnético: Los detectores magnéticos se colocan en puertas y ventanas y detectan cualquier apertura o vibración fuerte.
  • Detector perimetral: Los detectores perimetrales se colocan en el exterior de las propiedades, especialmente cuando hay jardín, pero también suelen instalarse en terrazas y porches. Este tipo de sensor detecta cualquier movimiento que se den en la zona externa, lo que permite anticiparse a la ocupación y solucionar el problema antes incluso de que ocurra el allanamiento.

Cuánto cuesta desalojar a un okupa

Cada desalojo será diferente y requerirá de unas medidas u otras. En este apartado, hablamos siempre de manera general y teniendo en cuenta la media de los casos que se han dado en España en los últimos años.

Por un lado, tenemos cuánto tiempo de media se tarda en desalojar a un okupa. Si los juicios no se demoran y los okupas colaboran, el desalojo puede completarse en unos ocho meses. No obstante, de media, un desalojo puede llevar entre dos y tres años.

Teniendo en cuenta estos datos, hay que tener en cuenta que, durante ese tiempo, los okupas harán uso de agua y electricidad de los que en muchas ocasiones se tiene que hacer cargo el propietario de la vivienda si los okupas no son solventes. En muchas ocasiones, los okupas dejan imperfectos de lo que también el propietario tiene que hacerse cargo.

También hay que tener en cuenta que, durante ese periodo, el piso no podrá tampoco alquilarse, lo que también supone una pérdida de ganancias.

Los gastos durante el proceso judicial suele suponer más de 2.000€, aunque en ocasiones puede ascender hasta los 10.000€. En este apartado hay que tener en cuenta los gastos de abogados, gastos del procurador, cambios de cerraduras, puertas e incluso ventanas, presentación de certificados, etc.

Actualizado el
 
91 076 66 42
Te Llamamos