Cartel de alarma disuasorio y placas falsas: ¿son efectivas?

Cartel de alarma falso

Un cartel de alarma puede suponer un método de disuasión efectivo, sin embargo, no siempre es aconsejado su colocación. Te contamos qué debes tener en cuenta al colocar un cartel de alarma y cómo diferenciar una placa falsa de una real.



¿Qué es un cartel de alarma?

El cartel de una alarma es uno de los accesorios que suele incluir todos los packs de seguridad contratados mediante una empresa de alarmas. El objetivo principal de una placa es evitar la intrusión al interior de una propiedad.

Dicho de otro modo, el papel de un cartel de alarma es meramente disusorio y por este motivo es fácil encontrar placas de alarma falsas colocadas en fachadas de edificios, viviendas o comercios.

Carteles de alarma falsos Desde Selectra desaconsejamos totalmente la compra y uso de falsos carteles de alarma.

La mayoría de empresas de seguridad incluyen placas de alarmas e incluso pegatinas para ser colocadas en puertas y ventanas. Si no tienes una alarma de una empresa de seguridad o quieres conocer qué otros sistemas disuasorios existen, te los contamos a continuación.

Tipos de carteles de alarma

Colocar un cartel de alarma falso conlleva una serie de peligros, ya que puede que ni siquiera el propio usuario sepa que ha adquirido un placa falsa, pero los posibles ladrones sí sabrán identificarlos.

Resumimos los distintos tipos de carteles de alarma y cómo diferenciar unos de otros:

  • Cartel de alarma falsificado. Son placas semejantes a las de empresas de seguridad pero no iguales. Un ladrón asiduo sabrá diferenciarlas.
  • Cartel disuasorio. Estos carteles alertan de la presencia de un sistema de seguridad en el interior de la propiedad que, en la mayoría de ocasiones, no existe.
  • Placa de alarma robada. Muchas empresas de seguridad exigen que los componentes de su alarma sean devueltos al finalizar el contrato, sin embargo, muchas veces esto se incumple y da lugar a colocar carteles de empresas de seguridad sin presencia real de una alarma en el interior.

Dentro de estos tres grandes tipos de carteles de alarma falsos existen muchos otros, como los que recrean el logo de una empresa de seguridad ficticia o los que solo incluyen la iconografía de cámaras de vigilancia y avisan de grabación continua.

Un cartel de alarma auténtico incorpora un número único perteneciente a la dirección general de policía.

Cómo es un cartel de alarma real

No siempre es fácil diferenciar un cartel de alarma falso de uno auténtico, por eso repasamos todas las partes de una placa de alarmas para que sepas a qué debes prestar atención.

  1. Nombre de la empresa. Todas las placas de seguridad incluyen el logo o nombre de la empresa, aunque no siempre en la parte superior.
  2. Tipo de alarma. Se especifica qué tipo de sistema de seguridad es el adquirido: alarma con videovigilancia, vigilantes privados...
  3. Contacto de la empresa de seguridad. La placa de alarma debe incluir el teléfono y, en algunas ocasiones, también la web, de la empresa de seguridad.
  4. Número de la dirección general de policía. Este número es propio de cada empresa de seguridad.

¿Puedo comprar un cartel de alarma?

Actualmente es posible comprar un cartel de alarma en muchos comercios físicos y también en grandes páginas de Internet. Sin embargo, por los motivos establecidos anteriormente, desde Selectra no recomendamos esta práctica.

Un cartel que no incluye el logo e información de una empresa de seguridad es detectable como falso por cualquier intruso que quiera acceder a una propiedad. Por otro lado, un cartel que incorpora estos datos de la empresa aunque realmente no pertenezca a ella constituye un delito contra la propiedad industrial e intelectual de la empresa en cuestión.

Aconsejamos no comprar ningún cartel de alarma falso o no devuelto a la empresa de seguridad.

Alternativas a los carteles de alarma

Si no deseas adquirir ningún sistema de seguridad para tu propiedad y únicamente quieres instalar un dispositivo que haga las veces de sistema de disuasión, hay muchas opciones, pero has de tener en cuenta que ninguna de ellas supone una protección real en caso de robo o intrusión.

  • Sirena de alarma. Muchos sistemas de seguridad incorporan una alarma disuasoria que emite sonido para alertar a los vecinos y los propios propietarios de una intrusión. Este dispositivo de disuasión es posible comprarlo de forma separada de un sistema de seguridad.
  • Perros guardianes. Ciertas razas de perros también pueden hacer las veces de elementos de seguridad. En el caso de estos perros también es aconsejable colocar un cartel que hará las veces de elemento de disuasión y de aviso.
  • Cámaras de vigilancia falsas. Este no es uno de los métodos de seguridad disuasorios más recomendados, pero sí de los más extendidos. Este tipo de cámaras pueden adquirirse de manera sencilla en grandes establecimientos.
Actualizado el
 
91 076 66 42
Te Llamamos