Formas de ahorrar energía en el hogar y reducir el consumo energético

Luz ahorro

Según Eurostat, España es el quinto país con la luz más cara de Europa. Tanto es así que la factura de la luz se ha encarecido un 72,68% en la última década. Para hacer frente a esta subida, se pueden llevar a cabo diversas medidas, todas ellas aplicables en nuestro día a día en el hogar. Si lo hacemos bien, podremos llegar a ahorrar hasta cien euros al año.


Ahorrar en calefacción

Aunque el gasto no es el mismo para todas las partes de España ni en todos los hogares, todos queremos pagar lo menos posible en los recibos. Por ello, es recomendable usar correctamente la calefacción y no malgastar energía. Para ello, te recomendamos la siguientes medidas:

Controlar la temperatura de tu hogar

 Por encima de los 20°C, cada grado adicional encarece la factura eléctrica alrededor de un 7%. De este modo, la reducción de la temperatura de los radiadores en 1 ó 2°C permite ahorros significativos a final de mes.

 Para controlar la temperatura de tu casa puedes utilizar un termostato programable que permita gestionar los grados que hay en cada habitación según la hora del día, a veces, incluso, desde el teléfono móvil. De esta manera, es posible calentar solo ciertas habitaciones a determinadas horas del día, o apagar automáticamente los sistemas de calefacción todos los días entre las 10 de la mañana y las 5 de la tarde si no hay nadie en la vivienda durante estas horas.

  Puedes ahorrar hasta un 25% apagando o bajando la calefacción una hora antes de acostarte. También, bajandola 3 ó 4°C cuando estés fuera de casa durante más de 2 horas. Si te ausentas durante un largo período de tiempo (más de un día), te recomendamos que cambies el calentador al modo de protección contra las heladas en caso de que cuentes con la opción.

Revisar la caldera regularmente

 La legislación vigente -concretamente el Reglamento de las Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) de 2013- indica que el usuario debe revisar su caldera de gas -como normal general- cada dos años. Sin embargo, existen varias excepciones en función del tipo de equipo. Por ejemplo, los calentadores de agua necesitan revisarse obligatoriamente cada cinco años o las calderas de gasóleo cada año. Esta revisión evita averías, previene el mal funcionamiento del sistema, prolonga la vida del equipo y favorece el ahorro energético.

  Si dispones de placas solares en tu vivienda o tienes la opción de instalarlas, debes saber que con ellas podrás ahorrar mucho dinero al utilizar como fuente de energía el sol.

 Para todos aquellos que tengan una caldera de gas, se recomienda optar por el encendido automático.

Asegurar el buen funcionamiento de los radiadores

 Limpia el polvo de los radiadores ya que hacerlo con regularidad puede ahorrarte hasta un 10% de la energía consumida.

 No coloques objetos demasiado cerca de los radiadores, así evitaremos interferir en la radiación. Al colocar paneles reflectantes detrás de los radiadores en paredes no aisladas, se puede mejorar su rendimiento entre un 5 y un 10%.

 Si tienes radiadores hidráulicos, vacíalos regularmente, empezando por los radiadores más bajos. Este paso es esencial, especialmente al principio del período de calefacción. Además, el aislamiento de las tuberías en el circuito hidráulico de calefacción te permitirá reducir el consumo de agua caliente en un 10% aproximadamente.

 Si tu sistema de calefacción hidráulica es antiguo, es posible que las tuberías se oxiden. Esto provoca que el rendimiento energético de la calefacción se vea reducido en un 40%. También puedes equipar los radiadores hidráulicos con válvulas termostáticas para ajustarlos pieza por pieza. Reducirás tu factura entre un 5 y un 10%.

Calentar el hogar con madera

La calefacción de leña es la forma más económica de calentar el hogar y, sin duda, la más agradable.

 Pero al contrario de lo que uno podría pensar, usar la chimenea para calentarse no es lo más óptimo. Debido a las corrientes de aire de la chimenea, su eficiencia es relativamente baja.

 Sin embargo, el uso de una estufa de leña a toda velocidad permite un buen rendimiento. Utiliza madera seca, es decir, la que contiene un nivel de humedad inferior al 20%, ya que hará tener una eficiencia energética mucho mayor que si utilizamos madera húmeda.

Reducir el consumo de agua

 Si tiene un calentador de agua eléctrico, caliéntelo durante las horas de menor consumo para que cueste menos. Para ello, asegúrate de suscribirte a un contrato de electricidad adecuado con discriminación horaria. Si te vas a ausentar más de 4 días, recuerda apagar el calentador de agua.

 Resulta útil aislar las tuberías de agua caliente e intentar que la temperatura del calentador de agua no supere nunca los 70 °C puesto que, por encima de los 60°C, el riesgo de descamación es alto. Asimismo, recuerda descalcificar el calentador de agua cada 2 a 3 años.

 Equipar la cocina y la ducha con grifos que incluyan termostatos te permitirá ahorrar un 30% de energía más que usando dos grifos que mezclen el agua fría con la caliente.

 Equipa los grifos con eco-espumas o con un ahorrador de agua en el cabezal de la ducha. Esto permite que el chorro de agua sea canalizado y se forme una espuma para reducir su flujo.

Ahorrar agua diariamente

 Siempre es mejor ducharse que bañarse, ya que se gasta de 2 a 4 veces menos agua. Si, además, cierras el grifo al enjabonarte, el ahorro será todavía mayor.

 Lávate las manos con agua fría.

 Usa un recipiente para lavar los platos y enjuágalos con agua fría.

 Revisa las tuberías regularmente para ver si existen fugas. Por ejemplo, una fuga de agua supone una pérdida de unos 25 litros por hora, lo que representa 219 m3 al año o un coste de 638,28 euros anuales.

 Instala un inodoro de doble descarga -que libera más o menos agua según se desee- o reduce el volumen de descarga introduciendo una botella de agua en la cisterna.

 Si tienes una vivienda en el campo o con jardín, puedes plantearte aprovechar el agua de la lluvia para regar las plantas o lavar el coche.

Consejos para ahorrar electricidad en tus electrodomésticos

 Nevera

  • Mantén tu nevera alejada de fuentes de calor (radiador, horno, estufa, ventana, etc.)
  • Controla regularmente tu temperatura (+5°C es suficiente para un frigorífico y -18°C para un congelador).
  • Optimiza el almacenamiento en la nevera para que el frío se distribuya correctamente.
  • Descongela el congelador una vez cada tres meses.
  • Comprueba que no haya fugas.
  • Limpia la parrilla trasera de la nevera cada año.
  • No metas platos calientes en la nevera. Es mejor esperar y dejarlos enfriar naturalmente.

 Lavadora

  • Reduce la temperatura de lavado de la ropa (un ciclo a 40°C ahorra un 25% de energía en comparación con el ciclo a 60°C).
  • Programa la lavadora para que funcione durante las horas de menor consumo.
  • Asegúrate de llenar la lavadora cuando la encienda.
  • Evita los prelavados.
  • Desincrusta su máquina y limpia los filtros regularmente.

 Secadora

  • Evita su uso al máximo.

 Lavavajillas

  • Enciende el lavavajillas solo cuando esté lleno.
  • Los últimos modelos de lavavajillas tienen un botón "eco" que puede reducir el consumo de electricidad hasta en un 45% dependiendo del modelo.
  • Deja secar los platos al aire libre

 Otros electrodomésticos de cocina

  • Al cubrir la olla cuando hierva el agua, usará 4 veces menos electricidad (si tiene cocinas de inducción).
  • Usa el microondas para calentar la comida pero no para descongelarla.
  • Si tienes que controlar la cocción, evita abrir el horno para que no pierda calor.
  • Recuerda limpiar el horno con frecuencia.

Limitar el consumo de los dispositivos electrónicos

 Cuando compres un televisor, elige una pantalla de bajo consumo (menos de 800 W). No es aconsejable instalar una televisión en cada habitación ya que el consumo aumentará.  Usa tomas de corriente para desconectar los dispositivos multimedia, esto evitará que permanezcan en modo de suspensión.  Cuando no estés utilizando los cargadores del teléfono o del ordenador, desenchúfalos. Del mismo modo, apaga el ordenador en lugar de dejarlo en stand by. Esto ahorrará energía y prolongará la vida de tu disco duro.  Un router consume de media 200 kWh por año. Déjalo conectado a un temporizador, y se apagará automáticamente dependiendo de la configuración.

¿Cómo ahorrar electricidad en la iluminación?

La iluminación de un hogar no debe descuidarse. De hecho, según el IDAE, una vivienda española tiene de media 23 bombillas que se distribuyen en 8,31 bombillas incandescentes, 6,11 halógenos, 7,04 bombillas de bajo consumo, 1,36 fluorescentes y 0,01 halógenas. Todas ellas encendidos durante 8 horas al día durante un año consumen alrededor de 248,25 kWh.

Apostar por la iluminación natural

Para aprovechar la luz natural se pueden llevar a cabo una serie de acciones. Por ejemplo, colocar el escritorio o área de lectura cerca de una ventana, especialmente porque la luz natural es mejor para los ojos. Asimismo, abre las cortinas y persianas de casa en cuanto entre luz solar.

Utilizar bombillas adecuadas

 Al reemplazar las bombillas convencionales por bombillas de bajo consumo, usarás de 4 a 5 veces menos electricidad. A pesar de su mayor coste, las bombillas de bajo consumo duran más y, generalmente, se amortizan en menos de un año.

Las bombillas de bajo consumo calientan mucho menos que las bombillas convencionales. Sin embargo, dado que cualquier calor emitido por una fuente de luz es energía que se pierde, ahorrarás dinero al elegir bombillas de bajo consumo.

 Para iluminar ciertos rincones del hogar, utiliza bombillas LED en lugar de bombillas halógenas. De hecho, aunque se reduzca la intensidad de una bombilla halógena, esta sigue consumiendo hasta un 75% de electricidad.  En habitaciones como la cocina, el baño o el sótano, utiliza luces de neón. Estas últimas son similares a las bombillas de bajo consumo, pero su rendimiento es a menudo superior.  Limpia las bombillas y persianas regularmente para eliminar el polvo y recuperar la luz.

Decorar el interior de la vivienda de forma práctica para ahorrar

 Para optimizar la iluminación, lo mejor es utilizar colores claros en las paredes. De este modo, la luz se distribuirá de manera uniforme en el espacio mediante juegos de reflexión de pared a pared.  Distribuye bien las fuentes de luz. Si tenemos más de una bombilla en la habitación podremos ahorrar energía y, por ende, dinero, ya que si solo vamos a estudiar o leer en nuestro escritorio no necesitamos encender la luz principal de la sala, bastará con tener una de menor potencia.  Cada uso no requiere la misma potencia de iluminación. Por ejemplo, una bombilla de bajo consumo de 20W es perfecta para leer o trabajar y una lámpara de 5W es suficiente para ver la televisión.  Apaga la luz al salir de una habitación o en las salas vacías.

Comparar precios para ahorrar en las facturas de energía

Comparar precios y contratar ofertas de luz y de gas más baratas nos permite ahorrar dinero en nuestras facturas. Por ello, es recomendable revisar el precio que pagamos por el kW contratado así como por el consumo. Recuerda que cambiar de compañía no tiene ningún coste.

Actualizado el
 
 
91 076 66 35
Te Llamamos