Dar de baja la luz con Iberdrola: Pasos, Recomendaciones y Coste

La baja del suministro eléctrico con Iberdrola puede realizarse por el titular del contrato en cualquier momento, salvo que exista compromiso de permanencia en el contrato. Te explicamos cómo es el proceso, las razones para hacerlo, el coste y los plazos.


¿Cómo dar de baja la luz con Iberdrola?

Los clientes de Iberdrola pueden optar por dar de baja el suministro eléctrico siempre que lo consideren. Esta gestión es coherente cuando una vivienda va a quedar desocupada durante un largo periodo de tiempo.

El titular del contrato eléctrico es el único que puede llevar a cabo este trámite y podrá hacerlo poniéndose en contacto con la compañía a través de los siguientes canales de contacto:

Atención al cliente para dar de baja la luz con Iberdrola
Canal Contacto
Teléfono de atención a cliente de Iberdrola 900 225 235
Teléfono de atención al cliente de Curenergía 900 200 708
Correo electrónico clientes@iberdrola.es
Baja de luz online con Iberdrola Formulario online
Oficinas comerciales Puntos de atención al cliente de Iberdrola

Iberdrola también ofrece varios teléfonos gratuitos con el objeto de atender llamadas provenientes de fuera de España, o llamadas dentro del territorio español que requieren ser atendidas en otros idiomas.

Sea cual sea el canal seleccionado para realizar esta gestión, los clientes de Iberdrola deben facilitar una serie de información, toda ella recogida en la factura de luz:

  • Documentos para dar de baja la luz con Iberdrola
  • Nombre, DNI y teléfono del titular del contrato.
  • Código Unificado del Punto de Suministro (CUPS).
  • Dirección postal del punto de suministro.
  • Número de contrato o cuenta bancaria en la que se domicilian los pagos.

En el momento en que se comunica la cancelación del contrato y se hace entrega de toda la documentación, Iberdrola se pondrá en contacto con la distribuidora de la zona para que envíe un técnico a retirar el contador de luz.

¿Iberdrola penaliza por dar de baja anticipada el suministro de luz?

El titular del contrato, como responsable único del suministro eléctrico, tiene plena libertad para elegir cuándo quiere dar de baja la luz con Iberdrola. No obstante, según cuándo tome esa decisión, las penalizaciones económicas pueden ser diferentes.

Todo depende de si la tarifa de luz o servicio de mantenimiento contratado con Iberdrola tiene permanencia. La baja anticipada del suministro de luz obliga al cliente a tener que abonar las cuotas que le falten hasta cumplir con el compromiso de permanencia.

Las tarifas de luz de Iberdrola para potencias inferiores a 10 kW no tienen permanencia. Para potencias superiores a 10 kW, sí hay y la penalización es un 5% del precio del contrato por la energía estimada pendiente de suministro.

No obstante, Iberdrola cuenta con una particularidad y es que tiene una permanencia externa, aunque no interna. Esto quiere decir que no existe permanencia para los cambios de tarifa dentro de la compañía, pero sí la hay en caso de cancelar el contrato de manera definitiva.

Una forma de evitar penalizaciones es completando este documento de desistimiento, con el que el cliente de Iberdrola podrá cancelar todo contrato en un plazo de 14 días hábiles desde la celebración del contrato sin necesidad de justificación.

Este desistimiento se debe notificar a Iberdrola en sus oficinas comerciales o a través del teléfono 902 201 520 o el correo electrónico clientes@iberdrola.es. En estos dos últimos casos, el plazo para reclamar el desistimiento es de 7 días desde la firma del contrato.

¿Cuándo es recomendable dar de baja el suministro eléctrico con Iberdrola?

La causa habitual para dar de baja el suministro eléctrico con Iberdrola es cuando un inmueble va a quedar deshabitada durante mucho tiempo y no existen previsiones de venta o alquiler, al menos en un corto plazo.

También existen otros escenarios en los que la cancelación del suministro es recomendable frente a realizar un nuevo alta de luz, en términos económicos y también de seguridad:

 Dar de baja la luz por fallecimiento: cuando el titular del contrato fallece son los herederos los nuevos responsables del suministro eléctrico. Si desconocen qué hacer con el inmueble y éste va a quedar desocupado, lo más recomendable es dar de baja la luz para evitar enganches ilegales, cuyo coste recaería sobre el titular del contrato.

 Dar de baja la luz por divorcio: cuando los cónyuges no quieren permanecer en la vivienda, cancelar el suministro eléctrico es la única vía para evitar pagos innecesarios.

 Dar de baja la luz por compraventa: es una buena opción cuando se compra una vivienda dar de baja la luz, con el fin de evitar pagar posibles deudas generadas por los nuevos inquilinos. En ese caso, sería necesario hacer un cambio de titular.

Si en todos estos casos no se realiza una baja de luz - más allá de exponerse a enganches ilegales -, el usuario no dejará de pagar el término fijo se haga consumo o no y algunos componentes regulados en la factura de luz.

¿Debo dar de baja la luz con Iberdrola en una vivienda de alquiler o una segunda vivienda?

El cambio de inquilino en una vivienda o la escasa presencia en una segunda residencia no son motivos para dar de baja la luz, al contrario, en estos casos hay otras alternativas para evitar pagar tanto por una vivienda en la que no se reside habitualmente.

El propietario del inmueble en alquiler no debe cancelar el suministro eléctrico para que el inquilino se quede como el principal responsable del suministro, basta con un cambio de titular.

Igual de inapropiado resulta dar de baja la luz temporalmente en una segunda residencia por el mero hecho de habitar en ella periódicamente. La fórmula del ahorro en este tipo de viviendas está en disminuir la potencia eléctrica contratada cuando no esté ocupada.

Cabe recordar que la potencia solo se puede modificar una vez al año. Y desde el año 2018, este cambio se puede hacer por tramos de 0,1 kW.

¿Iberdrola permite cancelar el contrato de luz con facturas pendientes de pago?

Iberdrola, al igual que otras compañías energéticas, pone como requisito indispensable para dar de baja cualquier servicio eléctrico tener todas las facturas pagadas correspondientes al tiempo de adhesión a la comercializadora.

Hasta que el cliente no abone la cuantía correspondiente a la prestación de una tarifa de luz o un servicio de mantenimiento, e Iberdrola verifique su solvencia, no podrá dar de baja la luz. Es más, Iberdrola puede tomar la consideración de cortar el suministro eléctrico por impago prolongado.

Otra circunstancia por la que no se puede solicitar la baja del suministro eléctrico es durante el proceso de modificación del contrato, entiéndase como tal un cambio de tarifa, un cambio de potencia, una modificación en los datos bancarios o un cambio de titular. Hasta que el proceso no termine de cursarse, el cliente no puede hacer nada.

¿Cuánto cuesta dar de baja la luz con Iberdrola?

Ya hemos visto que los compromisos de permanencia tienen una gran influencia económica a la hora de dar de baja la luz con Iberdrola. No obstante, la gestión de dar de baja la luz es totalmente gratuita.

Si el cliente no está suscrito a ningún contrato con permanencia, el trámite de dar de baja la luz discurrirá con éxito por los canales y los plazos habilitados por Iberdrola.

Sin embargo, es necesario enfatizar la importancia de dar de baja la luz y las consecuencias económicas del futuro. Este trámite es irreversible, ya que supondría a llevar a cabo un nuevo alta de luz. Esto implica, además, estar pendiente de los plazos de vigencia de los derechos de extensión y el Boletín Eléctrico, pues ambos podrían añadir al precio de alta un importe aproximado de entre 137 y 490 euros aproximadamente.

En el caso de que la vivienda sea alquilada o vendida, hay que tener en cuenta la vigencia de 10 años del certificado energético, documento de carácter obligatorio para informar a compradores y arrendatarios del consumo energético del inmueble. Si ese plazo expira habrá que abonar los costes pertinentes, que varían dependiendo de la comunidad autónoma.

¿Cuánto tiempo tarda Iberdrola en cancelar el contrato de luz?

Una vez se haya formalizado la solicitud del cese del contrato, el plazo en que se hará efectiva la baja de luz dependerá del tipo de contador de luz instalado en la vivienda. Si el contador está telegestionado, la baja se hará al instante.

Si, por el contrario, el contador es analógico, la distribuidora enviará a una técnico a la vivienda a realizar la última lectura de luz y procederá a la retirada del equipo de medida. En este caso, la cancelación del suministro dilata el plazo, que de todas maneras no debe superar los 15 días hábiles.

Actualizado el
 
91 076 66 35
Te Llamamos