Qué es mejor alarmas inalámbricas o con cables

Usted está aquí

 
Alarma inalámbrica

Las alarmas inalámbricas y con cables tienen las mismas funciones, utilizan los mismos sistemas y los mismos accesorios y tienen el mismo objetivo: proteger propiedades ante robos, ocupación y otras adversidades. La principal diferencia reside en el tipo de instalación.


Ventajas de alarmas con cable e híbridas

Las alarmas con cables se caracterizan por conectar los sensores y el panel de control a través de cables. Las alarmas híbridas, por su parte, tiene la posibilidad de conectar los sensores tanto por cables como por señales inalámbrica.

A continuación, enumeramos las ventajas de estos dos tipos de sistemas de alarma:

  • La conexión por cable de los sensores les hace inmunes a los sistemas de inhibición de alarmas. Aunque el ladrón utilice un sistema de inhibición de señales, los sensores seguirán funcionando.
  • La conexión por cable también facilita la detección de sensores deteriorados o estropeados. La CRA (Central Receptora de Alarmas) detectará inmediatamente el mal funcionamiento de cualquier sensor y enviará un técnico de inmediato.
  • El precio de los sensores y componentes de la alarma son más baratos que los inalámbricos por tener una configuración más sencilla.
  • El mantenimiento de la alarma es más barato, ya que los sensores se alimentan con electricidad y no es necesario cambiar las baterías periódicamente como ocurre con las alarmas inalámbricas.
  • En el caso de las alarmas híbridas, también presentan la ventaja de poder estar conectados a un mayor número de sensores de alarma, ya que pueden conectar sensores tanto por cable como por señal inalámbrica.

Ventajas de alarmas inalámbricas

Las alarmas inalámbricas son sistemas de alarma que conectan el panel de control con sus sensores a través de señales, generalmente de radiofrecuencia (RF).

Actualmente, este tipo de sistema de alarma es el más usado en viviendas y en negocios que no requieren un grado especial de seguridad. A continuación, enumeramos las ventajas que presenta este tipo de alarma:

  • Las alarmas inalámbricas son muy fáciles de instalar. Para instalar una alarmas inalámbrica no es necesario hacer obra y se tarda alrededor de una hora en completarla.
  • Las alarmas inalámbricas suelen tener un acabado muy elegante y discreto, mientras que las alarmas cableadas dejan, en muchas ocasiones, cables a la vista.
  • Los sensores de alarma se adaptan fácilmente a lugares de difícil acceso.
  • En el caso de querer trasladar una alarma a otra propiedad, el transporte es más sencillos que el de las alarmas con cables.
  • Los sensores de las alarmas inalámbricas pueden instalarse más lejos del panel de control que en el caso de las alarmas con cables.
  • Con las alarmas inalámbricas, se pueden acoplar sensores nuevos en cualquier momento.

Instalación de alarmas

La instalación de la alarma es lo que diferencia principalmente las alarmas inalámbricas de las alarmas cableadas.

Las alarmas cableadas requieren una planificación de instalación muy meditada. Es necesario encontrar la manera de llevar todos los cables desde los sensores al panel de control de la manera más estética posible y evitar dejar cables a la vista que sean susceptibles de sabotaje. Por su parte, la instalación de las alarmas inalámbricas es mucho más sencilla y su acabado mucho más estético y discreto.

A continuación, se muestra una tabla resumen con las características de cada uno de los sistemas de alarma.

Alarmas inalámbricas y alarmas con cables
Alarmas inalámbricas Alarmas con cables
Duración Alrededor de una hora. Alrededor de un día laboral.
Obra No necesita obra. Si se quiere dejar la alarma bien instalada, será necesaria una obra para dejar los cables bien cubiertos y protegidos.
Precio Depende de la compañía, pero suele ser muy asequible. La duración de la instalación incrementa su coste.
Estética El acabado es siempre elegante y discreto. Dependiendo de las características de la instalación, el acabado será más o menos estético.

Transmisión de señales entre componentes

En un sistema de alarma, es muy importante que la comunicación entre los sensores y el panel de control funcione correctamente. La manera de comunicarse varía de una alarma a otra y es necesario hacer una serie de matizaciones.

Las alarmas cableadas conectan todos los sensores al panel de control a través de cables. Esta conexión aporta a los sensores la electricidad necesaria para funcionar y para enviar la información al panel de control. Las dos causas que pueden evitar la comunicación entre los sensores y el panel de control son: un corte eléctrico y el corte de los cables que los conectan.

Para los cortes de luz, existen sistemas de baterías adicionales o SAI (sistemas de alimentación ininterrumpida) que permiten a la alarma seguir funcionando aunque no haya electricidad. Cuando la comunicación se interrumpe por un corte de cables, la única solución son las alarmas híbridas, ya que los sensores conectados por señales inalámbricas no se verán afectados.

Si se quiere contratar una alarma conectada únicamente con cables, es muy importante que los cables queden bien protegidos, por dentro de las paredes o por canaletas.

Las alarmas inalámbricas se conectan con el panel de control únicamente a través de señales, normalmente de tipo radiofrecuencia. El problema de estas señales es que son relativamente fáciles de inhibir. Cada vez es más común que los ladrones utilicen sistemas de inhibición que consiguen fácilmente por menos de 100€.

Este tipo de alarma detecta la inhibición analizando la conexión entre CRA y panel de control, no entre sensores y panel de control. Más adelante, se explica con detalladamente este sistema de detección.

Comunicación con la Central Receptora de Alarmas

Las CRA son un centro de operaciones donde los especialistas en seguridad analizan y verifican todos los saltos de alarma.

Que la comunicación entre panel de control de la alarma y CRA sea continuo es una condición imprescindible para la eficacia del sistema de alarma.

Cuando se empezaron a instalar alarmas en hogares y negocios, la comunicación entre panel de control y CRA se realizaba a través de la línea de teléfono. Pero la vulnerabilidad de esta línea ante cortes eléctricos y actos de sabotaje ha hecho que se hayan adoptado nuevos métodos de comunicación.

Actualmente, para aumentar la seguridad de la alarma, la comunicación suele realizarse a través de, al menos, dos vías, lo que facilita la detección de intentos de sabotaje.

La detección de sabotaje se realiza de la siguiente manera. La CRA envía al panel de control y recibe de vuelta de manera constante señales por las dos vías de comunicación. Mientras exista recepción de señales, todo va bien.

Si se dejan de recibir señales por una de las vías, la CRA estará pendiente hasta que se restablezca la conexión, no obstante, no hay por qué alarmarse, ya que en caso de allanamiento la alarma seguiría funcionando perfectamente. Si se dejan de recibir señales por las dos vías, la CRA avisará directamente a la policía para avisar del intento sabotaje, ya que es muy poco probable que las dos vías de comunicación fallen a la vez por un problema técnico.

Existen muchas señales diferentes para establecer vías de comunicación entre la alarma y la CRA. A continuación, nombramos las más comunes.

  • Línea telefónica analógica (RTC)
  • GPRS
  • GSM
  • Internet: IP, Ethernet, 3G.

Seguridad y fiabilidad de los sistemas de alarma

En cuanto a la seguridad y fiabilidad de un sistema de alarma, ya sea inalámbrico o cableado, tendremos que atender a una serie de criterios y puntos importantes para valorarlos.

Por un lado, la instalación de la alarma. Sea cual sea el tipo de alarma que hemos contratado, es importante que un técnico especialista en seguridad sea el encargado de instalar la alarma. No podrá instalar la alarma un electricista o autónomo, sino un especialista que esté inscrito en el Registro de Empresas de Seguridad del Ministerio del Interior.

Otro tema a tener en cuenta es el sistema de alarma en sí. Como se ha visto anteriormente, tanto las alarmas inalámbricas como las alarmas cableadas tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Decidirse por una u otra, dependerá de tus gustos personales y, sobre todo, de las características de la propiedad que se quiere proteger. Además, conviene leer referencias del fabricante de las alarmas, si tienen buenas opiniones, si son sistemas que fallan muchos, etc.

La CRA a la que se conecta la alarma también es un factor que afecta deliberadamente a la seguridad y fiabilidad del sistema de alarma. El tipo de conexión que hay entre el sistema de alarma y la CRA no depende de si la alarma es inalámbrica o con cables, sino de la empresa con la que se contrata la alarma.

Por último, merece la pena dedicar tiempo a investigar la empresa de seguridad que nos ofrece el sistema de alarma. En Internet existen multitud de webs donde los usuarios comentan sus experiencias con la empresa. Es importante conocer las condiciones de uso y mantenimiento que ofrecen y conocer los periodos de permanencia.

Alarma inalámbrica sin cuotas

Las alarmas sin cuotas son las alarmas en las que, una vez que se paga por el equipo de alarma, no hay que pagar ninguna cuota mensual adicional.

Aunque el hecho de no pagar una cuota mensual puede parecer una ventaja en principio, hay que tener en cuenta que las alarmas sin cuotas conllevan una serie de condiciones que no les permite proteger de manera eficiente una vivienda o negocio.

  • La instalación la lleva a cabo el propietario en lugar de un experto en instalaciones, por lo que no puede garantizarse que el montaje haya sido correcto.
  • Ningún especialista comprobará el mantenimiento del sistema de alarma.
  • En general, estas alarmas no están respaldadas por una CRA.

De manera general, es el propietario el que se hará cargo de verificar y analizar los saltos de alarma. Cuando se produce un salto de alarma, el propietario recibe un SMS o una llamada automático donde se detallan los detalles del salto. El propietario tendrá que ser el responsable de avisar a la policía si considera que no se trata de una falsa alarma.

Las alarmas inalámbricas sin cuotas son bastante fáciles de encontrar y se pueden conseguir en tiendas de electrónica o por Internet. Sus precios varían dependiendo la calidad del equipo y los componentes que lleve integrados, pero en general tienen un precio muy asequible.

Aunque con este tipo de alarmas no existan cuotas mensuales, hay que tener en cuenta que las llamadas o SMS que se reciben cada vez que salta la alarma corren a cargo del propietario, que tendrá que adquirir, aparte del sistema de alarma, una tarjeta SIM para acoplarla al sistema de alarma.

Alarma cableada sin cuotas

Como se ha dicho anteriormente, las alarmas cableadas se usan cada vez menos, ya que la instalación es más costosa y aparatosa y no garantizan un nivel mayor de seguridad que las alarmas inalámbricas. Por esta razón, las alarmas cableadas sin cuotas son prácticamente inexistentes.

La razón es que, cuando se contrata una alarma sin cuotas, normalmente no se cuenta con la asistencia de un profesional durante la instalación. Instalar una alarma cableada es una labor bastante complicada que requiere una planificación exhaustiva. Hay que ocultar los cables por dentro de las paredes o a través de canaletas y hay que tener en cuenta restricciones como la distancia entre los sensores y el panel de control.

En conclusión, no es recomendale contratar un sistema de alarma cableado sin cuotas.

Mejor alarma inalámbrica y con cables

No existe ningún sistema de alarma, ya sea inalámbrica o con cables, que podamos considerar el mejor del mercado. El buen funcionamiento de cualquier sistema de alarma dependerá de su capacidad para adaptarse a la propiedad que se quiere proteger. La correcta adaptación a la propiedad garantiza que todos los accesos y puntos vulnerables de la propiedad queden perfectamente cubiertos, proporcionando a la vivienda o negocio una perfecta seguridad ante allanamientos.

Además de la capacidad para adaptarse a una propiedad, existe otra serie de criterios que también han de tenerse en cuenta antes de adquirir un sistema de alarma.

En el caso de las alarmas con cables hay que tener en cuenta, por un lado, que no exista una distancia excesiva entre los accesos y puntos vulnerables, de manera que todos los sensores puedan conectarse al panel de control sin problema y, por otro lado, es importante que el resultado final de la instalación de la alarma deje los cables ocultos por dentro de la pared o por dentro de canaletas.

Como criterios comunes a ambos tipos de alarma está la importancia de que el panel de control de la alarma lleve integrado un sistema de baterías que le permita seguir funcionando en el caso de que haya un corte eléctrico o intento de sabotaje.

Además, para garantizar un buen nivel de seguridad, la comunicación entre el sistema de alarma y la CRA tendrá que realizarse por dos vías diferentes, ya sea vía router, IP, GSM, etc., lo que permitirá detectar rápidamente cualquier intento de sabotaje.

Por último, conviene conocer las opiniones de otros usuarios sobre el sistema de alarma y la empresa de seguridad que la ofrece. En Internet existen muchas webs donde los clientes comentan su experiencia con el producto y sus servicios. Puedes encontrar comentarios sobre el trato al cliente, la usabilidad de la aplicación móvil, la atención ante emergencias, etc.