¿Cómo saber qué potencia eléctrica contratar? Calcula tu potencia aquí

Usted está aquí

 
técnico manipulando el ICP de la luz


¿Qué es la potencia eléctrica?

La potencia eléctrica determina el número de aparatos que se pueden conectar a la vez a la red eléctrica, es decir, la cantidad de energía de la que se puede hacer uso en la vivienda al mismo tiempo. Este término lo elige el usuario y se contrata en el momento en el que se realiza el contrato de la luz con cualquiera de las comercializadoras del mercado eléctrico.

La potencia eléctrica aparece reflejada en la factura de la luz en el término fijo o término de potencia.

El término de potencia refleja la cantidad fija que hay que abonar al mes por los kilovatios (kW) que tengamos contratados, es decir, la parte fija que hay que pagar todos los meses independientemente del consumo realizado.

Saber la potencia eléctrica necesaria que contratar es imprescidible para que el usuario no pague de más y logre ahorrar en sus facturas de luz.

En España, la potencia eléctrica media es de 4'81 kW para clientes domésticos.

 

¿Cómo calcular la potencia eléctrica que debo contratar?

Es muy importante calcular la potencia eléctrica que se debe contratar correctamente, tanto para aquellos consumidores que dan de alta por primera vez un suministro eléctrico y tienen que elegir qué potencia eléctrica contratar, como para aquellos usuarios que ya dispongan de suministro de luz y quieran cambiar de potencia contratada.

Para decidir que potencia eléctrica contratar, es necesario tener en cuenta los siguintes puntos:

  • Saber cuántos electrodomésticos tiene la vivienda y cuantos vamos a tener conectados a la vez a la red eléctrica.
  • Número de personas que residen en la vivienda.
  • Dimensiones del inmueble.
  • Saber si disponemos de una instalación monofásica o trifásica.

La potencia contratada debe ser menor a la potencia máxima admitida que señala el Boletín Eléctrico. Si el cliente necesitara contratar una potencia superior a ésta, tendrá que solicitar un nuevo boletín y realizar las modificaciones pertinentes en la instalación eléctrica.

Para saber que potencia contratar, es conveniente realizar un cálculo estimado de la potencia eléctrica para así poder decidir correctamente aquella que mejor se adapte a nuestras necesidades personales y que nos permita ahorrar en la factura de la luz.

Para calcular la potencia eléctrica existen distintos métodos que podemos usar:

  1. Contratar a un electricista autorizado: para que realice un análisis eléctrico en función de los electrodomésticos de la vivienda.
  2. Usar una calculadora de potencia: algunas comercializadoras tienen a disposición de los consumidores una calculadora para estimar la potencia eléctrica en base a los electrodomésticos de la vivienda.
  3. Medir los kilovatios (kW) manualmente: los usuarios también pueden medir los kilovatios de los distintos electrodomésticos de forma manual, aunque suele ser un proceso largo y tedioso que pocas personas llevan a cabo. Es la opción menos recomendable.

En función del consumo eléctrico que genere el usuario, necesitará una potencia u otra. Por ello te ayudamos a calcular la potencia eléctrica necesaria en el siguiente enlace:

Calcula tu potencia eléctrica aquí

El índice de simultaneidad indica el número de veces que los electrodomésticos pueden coincidir conectados a la vez. El valor máximo de este índice es 1, que indicaría que todos los aparatos están funcionando a la vez todo el día. Normalmente, se utiliza un valor de 0'5 para un uso intensivo de los electrodomésticos y un valor de 0'25 si se usan de forma más esporádica.

¿Cuáles son los tramos de potencia eléctrica?

Una vez que hemos visto la importancia de contratar la potencia eléctrica adecuada y cómo calcularla, es importante también saber que la potencia eléctrica viene definida por el tipo de instalación que tenga cada usuario.

De esta forma, existen dos tipos de instalaciones eléctricas que los usuarios podrán tener en casa, una instalación monofásica o una instalación trifásica.

  • Una instalación monofásica es aquella que conduce la energía por una única corriente eléctrica.
  • Una instalación trifásica es aquella que distribuye la energía por tres corrientes eléctricas que tendrán todas la misma frecuencia.

Por lo tanto, a la hora de contratar la luz con alguna comercializadora es importante tener en cuenta el tipo de instalación que tiene la vivienda ya que ésta determinará la potencia eléctrica que podamos contratar en función del tramo en el que nos encontremos.

Además, también es importante saber que cuando vayamos a elegir una potencia eléctrica para contratar, debemos elegir una potencia normalizada. Desde el año 2006, todas las potencias eléctricas están normalizadas y son las mismas para todas las compañías de luz.

Tramos de Potencias normalizadas
Tipo de Potencia Contratada Potencia Monofásica (kW) Potencia Trifásica (kW)
Tarifa 2.0
  • 3,45kW
  • 4,6kW
  • 5,75kW
  • 6,9kW
  • 8,05kW
  • 9,2kW
  • 3,464kW
  • 5,196kW
  • 6,928kW
Tarifa 2.1
  • 10,35kW
  • 11,5kW
  • 14,49kW
  • 10,392kW
  • 13,856kW
Tarifa 3.0
  • Más de 15 kW
  • Más de 15 kW

Sin embargo, desde octubre de 2018 a raiz del Real Decreto 1164/2001, no será necesario contratar una potencia normalizada, sino que el cliente podrá contratar la potencia en múltiplos de 0,1kW si ésta no supera los 15kW, es decir, podrá contratar la potencia eléctrica que mejor se adapte a sus necesidades.

¿Qué potencia eléctrica contratar para mi vivienda?

Decidir que potencia eléctrica contratar para una vivienda es una decisión de gran importancia que no se debe tomar a la ligera. Para ello, podemos encontrar dos diferentes tipos de situaciones:

 Potencia contratada inferior a la necesaria:

Por un lado, podemos tener contratada una potencia eléctrica inferior a la que necesitamos. En este caso, nos saltará el Interruptor de Control de Potencia (ICP) y cortará durante breve periodo de tiempo el suministro eléctrico. Esto es lo que comúnmente conocemos como "saltar los plomos".

 Potencia contratada superior a la necesaria

Por otro lado, puede que la potencia eléctrica que tengamos contratada sea superior a la que necesitamos. En esta ocasión, no nos saltará el ICP pero estaremos incurriendo en mayores costes en la factura de la luz.

Una vez dicho esto, cualquier consumidor puede decidir cambiar de potencia contratada en cualquier momento. Para ello tendrá que ponerse en contacto con la comercializadora de luz.

Es muy importante tener en cuenta que si decidimos cambiar de potencia eléctrica, ya sea para subirla o bajarla, no podremos volver a cambiarla hasta pasados 12 meses. Por ello, es necesario calcular adecuadamente cuál es la potencia necesaria para cada vivienda.

A continuación, te mostramos el consumo que suelen realizar los electrodomésticos más comunes de una vivienda:

Consumo estimado de cada electrodoméstico
Electrodoméstico Potencia Eléctrica(kW)
Nevera 0,250 kW- 0,350kW
Lavadora 1,500 kW- 2,200kW
Lavavajillas 1,500 kW- 2,200kW
Microondas 0,900 kW- 1,500kW
Horno 1,200 kW- 2,200kW
Vitrocerámica 0,900 kW- 2,000kW
Televisión 0,150 kW- 0,400kW

Aumentar la potencia eléctrica

Si el consumidor desea aumentar la potencia eléctrica que tiene contratada tendrá que ponerse en contacto con su comercializadora, y esta a su vez con la empresa distribuidora a la que pertenece por zona geográfica, que será la encargada de manipular el punto de suministro de la instalación eléctrica del demandante para realizar el aumento de potencia.

Si la potencia eléctrica a la que desea aumentar es superior a la soportada por la instalación o si ésta tiene más de 20 años, será necesario solicitar el Boletín eléctrico para poder realizar el aumento de potencia contratada.

Es recomendable, además de calcular la potencia eléctrica, estimar el consumo de electricidad en la vivienda. De esta forma, conociendo el término de consumo, el cliente podrá comparar las distintas tarifas de luz y elegir la más económica a la hora de aumentar la potencia.

Disminuir la potencia eléctrica

Si lo que desea el consumidor es disminuir la potencia eléctrica que tiene contratada,el cliente deberá ponerse en contacto con su comercializadora.

Si el contador del cliente es analógico, un técnico de la empresa distribuidora a la que pertenece el usuario se desplazará a la vivienda y llevará a cabo la modificación de la potencia eléctrica en el contador de luz. Sin embargo, si el cliente dispone de un contador digital telegestionado, no será necesaria la visita de un técnico, y el proceso podrá realizarse de forma remota en el plazo indicado por la comercializadora.

Documentación necesaria para cambiar de potencia contratada

Para cambiar de potencia eléctrica, ya sea para aumentar o disminuir la potencia contratada, el usuario deberá ponerse en contacto con la empresa comercializadora de luz.

A través de la línea telefónica o desde el área virtual de la compañía, se podrá realizar este trámite de forma rápida y sencilla. La comercializadora le solicitará al consumidor la siguiente información:

  • Nombre y apellidos del titular del suministro eléctrico.
  • Dirección exacta del punto del suministro.
  • Potencia contratada actual y potencia eléctrica requerida.
  • Código Universal de Punto de Suministro (CUPS).
  • Cuenta bancaria del titular.

¿Cuánto cuesta cambiar de potencia eléctrica?

Este trámite tiene un coste para el consumidor que tendrá que pagarle un importe a la distribuidora y el cuál se hará efectivo a través de la factura de la luz.

¿Cuánto cuesta aumentar la potencia eléctrica contratada?

Aumentar la potencia contratada tiene un coste para el usuario que se verá reflejado en la factura de la luz. Viene derivado del mantenimiento del punto de suminitro eléctrico por parte de la distribuidora.

Incluye los siguientes gastos:

  • Los derechos de extensión: 17,37€ por kW + IVA
  • Los derechos de acceso: 19,40€ por kW + IVA
  • Los derechos de enganche: 9,40€ + IVA

¿Cuánto cuesta disminuir la potencia eléctrica contratada?

Para realizar este trámite también será necesario pagar un importe a la distribuidora que vendrá especificado en la factura de la luz. En esta ocasión, únicamente habrá que pagar los derechos de enganche, es decir, 9,40€ + IVA.

¿Cuánto tarda en realizarse el cambio de potencia eléctrica?

Realizar el cambio de potencia eléctrica contratada no es un proceso inmediato sino que tarda en hacerse efectivo entre 15 y 20 días hábiles. Esto se debe a que un técnico tiene que acudir a la vivienda para modificar el ICP una vez que la distribuidora haya aceptado la solicitud.

Es posible que el cliente reciba una última factura con la potencia eléctrica contratada anteriormente. El recibo correspondiente al siguiente periodo de facturación ya contará con la nueva potencia eléctrica junto a los gastos pertinentes.