¿Cómo funciona un sistema de videovigilancia?

Alarma con videovigilancia
 

La videovigilancia es una de las medidas de seguridad más efectivas pero también de las más polémicas. Descubre todo sobre los sistemas de videovigilancia, cómo instalarlos y cuáles son los mejores para cada tipo de propiedad.


¿Cómo funcionan los sistemas de videovigilancia?

La videovigilancia es una de las medidas de seguridad preferidas por ciudadanos de todo el mundo. Esta tecnología aúna la grabación de imágenes con la seguridad y la hace accesible a todos sus usuarios.

Los sistemas de videovigilancia supusieron un antes y un después en la seguridad de casas y negocios, ya que la grabación de imágenes es un método de detección de intrusos muy eficaz que puede ser utilizada como prueba judicial como recoge el artículo 26 del Código Penal.

Existen distintos tipos de sistemas de videovigilancia, pero todos ellos pueden ser agrupados en dos grandes conjuntos atendiendo a la propiedad que se quiera proteger:

Al adquirir una cámara IP de forma libre, deberemos estar atentos a nuestro móvil pues este será el único medio a través del cuál podremos conocer si se produce una incidencia en nuestra propiedad y avisar a la policía. Si por el contrario deseamos obtener un sistema de videovigilancia que dé aviso a los cuerpos de seguridad pertinentes de lo ocurrido, lo ideal es contratar un sistema de videovigilancia con una empresa de seguridad. A continuación te contamos las características de este tipo de contrato de videovigilancia.

Alarma con videovigilancia

Por sí solo, un sistema de videovigilancia no es del todo eficaz. Si bien contar con las imágenes de un allanamiento o un robo es importante a la hora de localizar al infractor o analizar la escena, es necesario obtener la notificación de este suceso en tiempo real para poder actuar en consecuencia.

Las alarmas con videovigilancia son, por tanto, el sistema más eficaz ya que aúna las alertas con la visualización de altercados e incidencias.

Actualmente la mayoría de kits de alarmas cuentan con sistemas de videovigilancia que se pueden aumentar contratando cámaras adicionales para cubrir el máximo perímetro.

La mayoría de sistemas de videovigilancia incluyen sensor de movimiento, por lo que pueden ser configurados para grabar imágenes únicamente cuando se detecta actividad y así ahorrar espacio de almacenamiento.

Para obtener la máxima seguridad en nuestra propiedad, no basta tan solo con instalar cámaras que proporcionen aviso a nuestros dispositivos móviles, lo ideal es contar con cámaras supervisadas por un equipo humano que, solo en caso de detectar una incidencia, puedan acceder a imágenes del interior de la propiedad y así realizar una llamada de emergencia a la policía u otro cuerpo de seguridad como los bomberos, para que acudan al lugar del incidente de inmediato.

Este equipo humano altamente capacitado en materia de seguridad trabaja en una Central Receptora de Alarmas o CRA, que depende de cada empresa de seguridad privada.

Si deseas contratar un sistema de alarma con videovigilancia por parte de una empresa privada y no tienes claro cuál es mejor por su calidad precio, puedes acceder a las características principales de las distintas empresas de seguridad que ofrecen sus servicios en España en nuestro artículo.

  • Empresas de seguridad

    Otros sistemas de videovigilancia

    Los sistemas de videovigilancia más demandados del mercado son el que utiliza cámaras IP y CCTV, no obstante existen muchos otros que pueden ser utilizados para distintos fines.

    Resumimos las principales cámaras que se pueden contratar o comprar y cómo de efectivas resultan.

    • Cámaras para viviendas. Para proteger una casa lo más adecuado por su precio y sus prestaciones es hacerse con un sistema de videovigilancia IP. Estas cámaras funcionan mediante conexión a Internet enviando las imágenes y vídeos captados a un dispositivo móvil asociado con la videocámara. Una cámara de videovigilancia IP se puede comprar de forma libre por un precio aproximado de entre 30 y 120€.
    • Cámaras para negocios. En este apartado cabe hacer una distinción entre grandes y pequeños o medianos negocios; mientras que estos últimos pueden contar con videovigilancia IP de una o varias cámaras con conexión a Internet y, en última instancia, avisos a un dispositivo móvil, en el caso de los grandes negocios o empresas se recomienda que se instale un sistema de videovigilancia de circuito cerrado de televisión, más conocido como videovigilancia CCTV. Estas cámaras trazan un circuito cerrado hasta un monitor en el que se visualizan las imágenes. El monitor puede ser supervisado en tiempo real por un vigilante de seguridad o simplemente servir como guardado de imágenes para poder ser revisadas posteriormente.
  • Al contratar un sistema de alarma con videovigilancia por parte de una empresa de seguridad, se deberá abonar una cuota mensual que asegura la protección continua por parte de su CRA. Esta cuota tiene un precio aproximado de entre 30 y 90€, pero puede variar en función de los dispositivos contratados y el tipo de propiedad.

    Cámaras con infrarrojos

    Estas cámaras de videovigilancia están provistas de detectores infrarrojos que les hacen funcionar incluso en estancias con luz mínima.

    Los sensores con infrarrojos se activan cuando detectan movimiento. Existen otro tipo de cámaras capaces de identificar movimiento con niveles de luz muy baja: las térmicas, especialmente diseñadas para sistemas de CCTV.

    Cámaras disuasorias

    Esta es sin duda la opción más económica de todas las que se contemplan en este artículo. Por un precio aproximado de entre 5 y 20€ podemos conseguir una videocámara disuasoria con un aspecto bastante logrado, pero que no tendrá nada que hacer frente a un ladrón profesional.

    El único objetivo de este tipo de cámara de vigilancia es meramente disuasorio, ya que se trata de un dispositivo falso que no proporcionará ningún tipo de seguridad frente a un ladrón que sepa distinguirla de una real.

    Este tipo de cámaras suelen ir acompañadas por carteles de zona de videovigilancia, que pueden ser, de igual manera, falsos. Un cartel real será el proporcionado por la empresa de seguridad y en él deberá figurar su logo, nombre y teléfono y el número de autorización de la Dirección General de Policía.

    Cámaras exteriores

    La mayoría de cámaras de venta libre, es decir, que no pertenecen a una empresa privada de seguridad y por lo tanto no tienen cuotas, están diseñadas para funcionar en interiores mediante conexión Wi-Fi.

    Para instalar un sistema de videovigilancia exterior es necesario cerciorarse de que este cumple con los estándares de óptica de la lente y protección del dispositivo que le hagan capaz de trabajar en exteriores.

    Actualmente la gran mayoría de sistemas de videovigilancia son inalámbricos.

    Dudas frecuentes sobre los sistemas de videovigilancia

    Como se ha indicado a lo largo de este artículo, los sistemas de videovigilancia son muy eficaces cuando se encuentran combinados con un sistema de alarma y pueden ser instalados en todo tipo de viviendas o negocios.

    No obstante, aún son muchas las dudas que presentan los sistemas de videovigilancia, dado que la instalación de cámaras con las que se puede visualizar cualquier movimiento puede no ser del todo legal en algunos escenarios. En este apartado resolvemos las dudas más frecuentes respecto sistemas de videovigilancia.

    Cómo se instala un sistema de videovigilancia

    Si has optado por una alarma con videovigilancia por parte de una empresa privada de seguridad, el sistema más adecuado, su instalación se realizará por parte de un técnico homologado en alarmas, en muchos casos de manera gratuita o con coste incluido en el precio final.

    Por el contrario, si deseas realizar tú mismo la instalación de un sistema de vigilancia, debes tener en cuenta que en función del sistema escogido esta puede demorar más o menos tiempo:

    • Cómo se instala un sistema de videovigilancia IP. Este tipo de cámaras requieren de una instalación muy sencilla ya que, en la mayoría de los casos solo será necesario conectar la cámara a la corriente eléctrica y añadirla a la misma red Wi-Fi del dispositivo móvil en el que queramos recibir las alertas y poder ver imágenes en tiempo real. En algunos casos será necesario descargarse una aplicación adicional.
    • Cómo se instala un sistema de videovigilancia CCTV. La videovigilancia CCTV precisa de una cámara, un DVR (Digital Video Recorder) para almacenar los vídeos grabados y un monitor en el que se pueden visualizar dichos vídeos. La dificultad del proceso de instalación puede variar pues dependerá en gran medida de la distancia a la que se quieran conectar todos estos dispositivos y el número de cables, tanto coaxiales como entrelazados que precisen.

    Videovigilancia en el trabajo

    Está permitido instalar un sistema de videovigilancia en cualquier negocio o empresa siempre y cuando el objetivo principal del sistema no atente de forma directa contra los trabajadores de la institución en la que se instale.

    Según recoge la LOPD 15/1999, los datos de carácter privado recogidos por estas cámaras solo podrán utilizarse como prueba en caso de que este fuera el fin de la cámara de vigilancia. Por lo tanto, aunque es legal la instalación de cámaras de seguridad para proteger una oficina, una nave o un comercio de intrusos, en ningún caso se podrán utilizar las imágenes captadas como prueba en contra de los trabajadores de dicho negocio.

    Un despido provocado por causas grabadas por un sistema de videovigilancia solo será procedente si se ha informado deliberadamente a los trabajadores de la existencia de estas cámaras y de sus posibles repercusiones.

    Cómo afecta el RGPD a la videovigilancia

    El Reglamento General de Protección de Datos entró en vigor el 25 de mayo de 2018 como medida de protección de datos personales.

    Este reglamento recoge que el propósito final y único que debe tener un sistema de videovigilancia es el de protección de bienes o propiedades. Del mismo modo, el artículo número 5 del RGPD establece que los datos de carácter personal recogidos por estas cámaras de videovigilancia deberá ser utilizado exclusivamente en casos en los que se establezca que es absolutamente pertinente.

    El reglamento establece que todo tipo de dato de carácter personal, entre los cuales se encuadra los que pueden ser captados por un sistema de videovigilancia, puede ser recogido tras recibir el consentimiento expreso del usuario y solo durante una cantidad determinada de tiempo.

    El RGPD, además, acentúa los límites de las estancias en las que no está permitida la instalación de videovigilancia: baños públicos, probadores de tiendas o vestuarios, por ejemplo.

    Videovigilancia y derecho a la intimidad

    El derecho a la intimidad ha cobrado gran relevancia en los últimos años debido al auge de las nuevas tecnologías y a la facilidad inherente de estas de captar datos de toda índole.

    Se se instala un sistema de videovigilancia en una vivienda o un negocio con el único fin de proteger la estancia y los bienes que se poseen, no será necesario informar de ello a las personas que puedan habitar esa estancia, no obstante siempre es aconsejable hacerlo para evitar males mayores.

    Por otro lado, se ha de tener presente que hay determinadas estancias en las que no es viable instalar un sistema de videovigilancia porque atenta de forma directa contra el derecho de la intimidad de personas ajenas a la propiedad. A los lugares declarados por la RGPD se le suman otros como los espacios públicos. Una cámara de seguridad perteneciente a una propiedad privada no podrá, bajo ningún concepto, captar imágenes procedentes de lugares públicos como calles, avenidas o parques.

    Actualizado el
     
    91 076 66 42
    Te Llamamos