ICP ¿Para qué sirve y cómo rearmar el limitador de potencia?

El Interruptor de Control de Potencia garantiza la seguridad de la instalación eléctrica si se supera la potencia que se tiene contratada. Descubre cómo volver a tener electricidad si salta el ICP, cómo desactivarlo y qué ocurre si tu instalación no dispone de este limitador.


¿Qué es el ICP o Interruptor de Control de Potencia?

El ICP hace referencia al Interruptor de Control de Potencia, un elemento que juega un papel fundamental en cualquier instalación eléctrica.

Se trata de un sistema automático de seguridad y de control de la potencia que interrumpe el suministro eléctrico cuando en una vivienda o local se supera la potencia que se tiene contratada. Además, protege tanto al inmueble como a sus inquilinos de posibles incidencias:

  • Sirve para preservar en buenas condiciones la instalación eléctrica.
  • Evita que la instalación se sobrecaliente y se produzcan cortocircuitos e incluso incendios.

Es importante no confundir el ICP con el Interruptor General Automático (IGA), ya que aunque ambos son sistemas de seguridad presentes en la instalación eléctrica sus funciones son diferentes.

Lo primero que hay que aclarar es que el IGA no está presente en todos los cuadros eléctricos, ya que solo se instala en los más recientes. Además, las funciones del IGA tienen más que ver con cuestiones relativas a la seguridad, mientras que el ICP controla que el cliente no exceda la potencia que tiene contratada:

 Aunque el ICP ofrece un pequeño margen al consumidor, si el cliente supera de forma prolongada la potencia que tiene contratada con su comercializadora, el interruptor saltará. Es más bien un mecanismo mediante el cual la compañía eléctrica se asegura de que el cliente no hace uso de más potencia de la que tiene contratada si no está pagando por ella. Y es que, a más potencia contratada más tendría que pagar el consumidor en su factura.

 Para que el IGA salte es necesario que la potencia supere la máxima admitida por la instalación eléctrica, suponiendo un riesgo para la seguridad de los ocupantes de la vivienda. El IGA entraría en acción, por ejemplo, cuando se produjera un pico de tensión.

¿Dónde se encuentra el limitador de potencia?

El ICP, conocido también como limitador de potencia, se encuentra integrado dentro de los contadores inteligentes.

Anteriormente, en las instalaciones más antiguas que disponían de contador analógico, el ICP se encontraba dentro del cuadro de luz, normalmente apartado del resto de interruptores y señalizado como ICP con una etiqueta.

También puede darse el caso de consumidores que tenían el ICP en el cuadro eléctrico a los que se les ha instalado un contador digital con otro ICP integrado. En estos casos, el cliente puede optar por desintalar el ICP del cuadro para no tener este elemento por duplicado.

¿Cómo desactivar el ICP?

En caso de contar con un doble ICP, el cliente puede decidir prescindir del del cuadro eléctrico porque su función la presta ahora el que viene integrado con el contador digital.

Existen numerosos foros en los que se explica como desactivar o retirar el ICP, aunque lo más recomendable es que se encargue de ello un profesional. En ocasiones, es la propia distribuidora la que al sustituir el contador analógico por el digital retira el antiguo ICP.

Antes de desactivar el ICP, lo más recomendable es ponerse en contacto con un profesional, ya que si no se tienen conocimientos eléctricos puede entrañar riesgos.

¿Cómo volver a tener electricidad si salta el ICP?

En caso de que la potencia eléctrica que se esté utilizando en una vivienda o local supere a la que se tiene contratada, el ICP entrará en acción interrumpiendo el suministro eléctrico.

Es una situación que, en un momento dado, puede darse en cualquier vivienda si hay varios aparatos electrónicos potentes funcionando al mismo tiempo. No obstante, si el Interruptor de Control de Potencia salta muy a menudo significa que la potencia que tiene contratada el consumidor es inferior a la que necesita. En ese caso, lo mejor es que contacte con su comercializadora para aumentar la potencia.

Existen dos proceso diferentes para recuperar la luz y rearmar el contador digital si ha saltado el ICP:

  1. Localizar el cuadro eléctrico de la vivienda, que suele estar junto a la puerta de entrada.
  2. Desconectar alguno de los aparatos que estaban en funcionamiento cuando saltó la luz.
  3. Bajar todos los automáticos del cuadro eléctrico.
  4. Esperar entre 5 y 10 segundos.
  5. Volver a subir todos los automáticos.

En caso de que esto no funcione, el ICP también puede rearmarse directamente desde el propio contador digital. Si ha saltado, el contador mostrará el mensaje ICP OO PULSE en la pantalla:

  1. Localizar y pulsar el botón amarillo de la parte superior derecha del contador durante tres segundos.
  2. Esperar hasta oír un chasquido y ver que en la pantalla aparece la hora y la fecha en la que se ha producido el rearme.
  3. La vivienda ya debería disponer de electricidad.

En estos casos, el cliente tiene tres opciones:

  • Contactar con su distribuidora de luz en caso de que el contador sea alquilado.
  • Llamar a un técnico electricista si el contador es propiedad del consumidor.
  • Avisar al servicio de mantenimiento eléctrico en caso de que se tenga contratado.

¿En qué se diferencia un ICP monofásico de uno trifásico?

La instalación eléctrica de la vivienda puede ser monofásica o trifásica en función de las fases y las corrientes alternas que posea. Diferenciar una de otra es muy sencillo:

  • Los ICP de las instalaciones monofásicas son dispositivos dobles, con dos palancas.
  • Los ICP de las instalaciones trifásicas están compuestos por tres o más palancas.

Además de la apariencia, los ICP monofásicos y trifásicos se diferencian en otros aspectos:

 Instalaciones monofásicas:

Se usan habitualmente en las viviendas, independientemente de que sean bloques de pisos o chalets. Utilizan una única fase y corriente alterna y sus tensiones se mueven entre los 220 y los 230 voltios.

Estos parámetros establecen las potencias máximas a contratar por parte del usuario, que varían entre los 13.86 kW y los 14.49 kW para las instalaciones monofásicas.

 Instalaciones trifásicas:

Las instalaciones trifásicas son más comunes en los edificios comerciales o de oficinas. Están formadas por tres fases y tres corrientes alternas diferentes que dividen la potencia de la instalación en tres. Su voltaje es de 380 voltios.

Si la potencia que requiere el inmueble es inferior a 13.86kW, lo recomendable es una instalación monofásica para no pagar de más en la factura de la luz.

Si la potencia que requiere el inmueble es inferior a 13.86kW, lo recomendable es una instalación monofásica para no pagar de más en la factura de la luz.

¿Qué potencia contratar para que no salte el interruptor ICP?

Para que el ICP no salte con frecuencia, conviene estimar previamente la potencia que requerirá el inmueble para contratarla en función a ello. Estos son algunos de los factores a tener en cuenta para seleccionar la potencia a contratar:

  • Cantidad de aparatos eléctricos que habrá en la vivienda.
  • Dimensiones del inmueble.
  • Número de personas que la habitan.
  • Hábitos de consumo de los ocupantes.
  • Si se dispone de un ICP monofásico o trifásico.

En función de la intensidad que pueda soportar el ICP se establece una relación de potencias normalizadas a contratar para cada tipo de instalación. La intensidad del ICP se mide en amperios y, aunque la potencia se puede aumentar en múltiplos de 0.1 sin necesidad de acogerse a una potencia normalizada, esta tabla sirve como orientación:

Tramos de potencias normalizadas
ICP Monofásica Trifásica
5.0 A 1.15 kW 3.464 kW
7.5 A 1.72 kW 5.196 kW
10 A 2.3 kW 6.928 kW
15 A 3.45 kW 10.392 kW
20 A 4.6 kW 13.856 kW
25 A 5.75 kW 17.321 kW
30 A 6.9 kW 20.785 kW
35 A 8.05 kW 24.249 kW
40 A 9.2 kW 27.713 kW
45 A 10.35 kW 31.177 kW
50 A 11.5 kW 34.641 kW
63 A 14.49 kW 43.684 kW

¿Qué pasa si mi instalación no tiene un ICP?

El ICP es un elemento obligatorio en toda instalación eléctrica y no disponer de él puede ser motivo de recargo en la factura de la luz, este recargo lo aplica la distribuidora y su cuantía dependerá de la potencia que el cliente tenga contratada.

Antes de proceder a sancionar al consumidor, la distribuidora notifica previamente la ausencia de ICP. El cliente tiene 20 días naturales para dar respuesta a esta notificación y si la distribuidora no la recibe, enviará una segunda notificación. Transcurridos otros 20 días sin respuesta, la distribuidora procederá con la penalización:

  • Penalizaciones por ausencia ICP:
  • Las potencias contratadas menores a 5 kW se facturarán como si fueran de 10 kW a efectos de peaje de acceso.
  • Si la potencia contratada es de entre 5 y 15 kW se facturará como si fuera de 20 kW.
Actualizado el
 
 
91 076 66 35
Te Llamamos