Así es la primera carretera capaz de cargar vehículos eléctricos en marcha

Coche carretera

Cada año crece la preocupación por el cambio climático y la conservación del medio ambiente. Junto a esta inquietud aumenta el número de países que se plantean propuestas para reducir estas emisiones perjudiciales para nuestro planeta.


Una de las medidas más importantes, adoptadas por países europeos como España, será el programa “Renove 2020” para la renovación del parque de vehículos y que durará desde el 15 de junio hasta final del año 2020. El objetivo de este plan, que consta de 250 millones de euros, es impulsar la demanda, activar al máximo la producción y promover la sustitución de los vehículos de gasolina o diesel más antiguos por coches eléctricos con cero emisiones contaminantes.

Con prácticamente 2.210.000 unidades de automóviles eléctricos vendidos, 2019 se convirtió en el mejor año para las ventas de coches eléctricos de la historia (un 10% más que el año 2018). Además, la cuota de mercado de estos vehículos pasó de un 2,1% a un 2,5%. Es decir, uno de cada cuarenta coches nuevos era eléctrico, una cifra que nos muestra el rápido ascenso de estos automóviles.

Recientemente se ha aprobado en España el Plan Moves, un plan de ayuda para la compra de vehículos eléctricos, donde la ayuda máxima total que recibe un comprador particular, entregando a cambio un coche con más de 10 años, es de 6.500 euros. En el caso de no entregar ningún coche a cambio, la ayuda será de 5.000 euros.

A pesar de las numerosas ventajas de los vehículos eléctricos, también están presentando ciertos problemas o dificultades que hacen que su implantación completa en nuestra movilidad esté llevando más tiempo del esperado. Estos inconvenientes se pueden resumir en la poca autonomía que presentan (mucho menor a los modelos de combustión interna) y la lenta y larga duración de la recarga de estos vehículos.

Para poner solución a estas dificultades se han intentado varios proyectos, como cubrir el coche con placas solares, montar un pequeño remolque con un generador adicional de baterías o incluso incorporar pequeños motores de gasolina con el fin de recuperar y almacenar energía, entre otros.

En todos los casos, siempre se ha insistido en que, de algún modo, sea el propio vehículo el que tiene que autoabastecerse de energía eléctrica, pero en este caso veremos cómo existen otras soluciones, donde la fuente de energía puede llegar desde una infraestructura externa.

Nuevo sistema de recarga para vehículos eléctricos

La última novedad que se ha intentado la han aprobado en el ayuntamiento de Lund, una ciudad situada al sur de Suecia. Es en este lugar donde han inaugurado un tramo de carretera eléctrica de nueva generación, donde el sistema, al estar incorporado en la vía y no sobre ella, permitirá la recarga de la mayoría de vehículos (autobuses, camiones, turismos, etc), ya sea en movimiento o estacionados. Esta tecnología ha sido desarrollada por la compañía Elonroad AB, colaborando con la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Lund.

El primer vehículo usado para probar esta nueva tecnología se trata de un autobús eléctrico. En lo referido a su funcionamiento, la energía se transfiere desde los rieles de carga en la carretera hasta el autobús a través de una recogida retráctil situada en la parte baja del vehículo. Este “pick-up” retractil se conecta con la vía de carga permitiendo una transmisión eficiente de hasta 300 kW de potencia.

Este proyecto -liderado por el consorcio sueco público-privado Evolution Road y que tiene un presupuesto de unos 9 millones de euros- pretende también obtener más información sobre este tipo de carreteras inteligentes. De esta forma se pretende dar respuesta a las dificultades que presentan los vehículos eléctricos a la hora de la carga, debido a una infraestructura de recarga todavía muy insuficiente.

¿Cómo se encuentra el sector del vehículo eléctrico en España?

A pesar de que España está a la cola de los países europeos en este sector, por el número de ventas e infraestructuras en comparación con los demás países europeos, los últimos años hemos visto una apuesta muy fuerte en vehículos eléctricos por parte de las instituciones públicas, las compañías automovilísticas y la Unión Europea. Todo ello impulsado, en gran parte, por el problema climático y la presión de la propia Unión Europea en la sustitución de los coches gasolina o diesel por eléctricos.

El año 2019 se cerró con una fuerte subida de las matriculaciones de vehículos eléctricos, pero la penetración en el mercado español sigue siendo aún escasa, especialmente nos referimos a particulares y no a flotas de vehículos de alquiler.

Las matriculaciones de vehículos eléctricos en nuestro país se situaron en 438 unidades en el mes de mayo, una caída del 62,7% si se compara con el mismo mes del año anterior, mientras que en lo que llevamos de año las ventas de coches con cero emisiones llegaron a 4.941, un 6% menos, posiblemente acrecentado por la crisis sanitaria.

Imagen nuevas matriculaciones

En cuanto a los puntos de recarga, poco a poco empezamos a ver más en las diferentes localidades. Sin embargo, la mayoría son privados y el tiempo medio de carga es de entre 2 y 3 horas o entre 5 y 8 horas dependiendo del modelo y esto, a día de hoy, hace muy complicado recorrer largas distancias.

A continuación, se muestra la evolución a lo largo de los años del número de estaciones de recarga de acceso público en España, clasificando estas infraestructuras en función de su potencia.

Imagen graficas puntos de carga

Actualmente contamos en este sector con una oferta de 98 modelos diferentes de prácticamente todas las marcas automovilísticas y dentro de 5 años se espera una oferta de casi 350 modelos eléctricos en nuestro país.

Actualizado el
 
91 076 66 35
Te Llamamos