Google y Amazon quieren controlar la factura eléctrica

factura electrica

Cada vez saben más de nuestras vidas pero, parece que, con eso no basta. El gigante de internet, Google, y el de las compras, Amazon, quieren seguir creciendo y expandiéndose por otros terrenos en los que hasta ahora no habían entrado.


Google sabe dónde trabajamos, nuestras direcciones, donde estamos en cada momento del día y, si tenemos Google Assistant en nuestro hogar, hasta de lo que hablamos en casa. Amazon, por su parte, sabe qué cosas compramos, nuestra dirección -o varias-, nuestros gustos en diversos aspectos e, incluso, lo que decimos en nuestra vivienda si tenemos uno de sus altavoces Echo equipados con Alexa.

El paso siguiente no se ha hecho esperar: ahora también quieren conocer nuestros hábitos de consumo energético.

¿Cómo conocerán los datos energéticos de los usuarios?

Según la información publicada por The Wall Street Journal, ambas compañías quieren entrar en el sector eléctrico, aunque no para vender electricidad. El objetivo de Google y Amazon es entrar en este mercado recopilando datos a través de sus dispositivos inteligentes: televisores, altavoces, frigoríficos, termostatos, etc.

Esta información bastaría para conocer los hábitos y preferencias de consumo energético de los usuarios, a los que se les podría ofrecer servicios para que puedan ahorrar dinero en sus facturas, ayudándoles a consumir menos en las horas más caras. Así, la propia casa tendrá la información de en qué momento del día está la electricidad más barata para, por ejemplo, automáticamente poner una lavadora. Además, las personas que cuenten con paneles solares en sus viviendas podrían utilizarlos para recargar su vehículo eléctrico.

Pero esto no es algo nuevo para estas dos empresas, ya que ambas compañías llevan apostando por los hogares domóticos desde hace varios años. Google adquirió en 2014 NEST, una empresa especializada en fabricar termostatos inteligentes, mientras que Amazon cuenta desde 2018 con RING, una compañía que fabrica timbres para permitir que los repartidores de Amazon entren el hogar de un usuario, después de que este permita su acceso a través del teléfono móvil.

La eficiencia del consumo energético, el objetivo principal de ambas empresas

Según Google, NEST ha ayudado a ahorrar 25.000 millones de kilovatios, el equivalente a la energía que necesitaría una ciudad como Barcelona durante cinco años. Por este motivo, otro de los principales objetivos de Amazon y Google es recabar información energética de los usuarios para crear aparatos eléctricos que sean cada vez más eficientes.

Está claro que los hogares conectados irán poco a poco formando parte de nuestras vidas. Habrá que esperar para conocer realmente si las aspiraciones reales de estos dos gigantes tecnológicos, se quedaran solo en la recopilación de datos energéticos o, por el contrario, se lanzarán a crear sus propias ofertas de electricidad.

Para muchos esto no suena nada descabellado, teniendo en cuenta lo punteras que son ambas empresas en su ámbitos y formando parte de una industria que no para de crecer. Habrá que esperar para verlo.

Actualizado el
 
91 076 66 35
Te Llamamos