Los contadores individuales sustituirán a la calefacción central en 2023

Cambios calefacción central

El Gobierno ha aprobado el nuevo Real Decreto 736/ 2020 que regula la instalación de contadores individuales en edificios con sistemas de calefacción central. Esta nueva normativa, que llega tras seis años de retraso de la fecha prevista y que entró en vigor en agosto de 2020, afectará a un total de 1,4 millones de viviendas.


Según la Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción (Aercca), antes de mayo de 2023, las comunidades de vecinos que cuentan con calefacción centralizada tendrán que disponer de contadores y repartidores que midan el consumo.

En función de la zona climática y de su situación, la instalación deberá de llevarse a cabo antes o después. Por ejemplo Madrid tiene como fecha tope para instalar estos contadores en octubre de 2022 o marzo de 2023, en función del número de viviendas. Además, el Real Decreto también establece que al menos 15 meses antes de la fecha en la que se realice la instalación, los propietarios de cada comunidad de vecinos deberán solicitar los presupuestos.

¿A quién no afectará la nueva normativa que regula la instalación de contadores individuales?

Existen una serie de excepciones a la hora de aplicar en los edificios esta nueva norma aprobada por el Gobierno. La normativa no incluye a todos los bloques de viviendas que cuentan con calefacción central, sino solo a los construidos antes de 1998. El resto de edificios construidos después de esta fecha ya tenían la obligación de tener instalados estos contadores debido a la aprobación del Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios.

También están exentos de instalar este tipo de contadores los edificios donde no se pueda realizar la instalación por motivos técnicos, los que la inversión no se pueda amortizar con el ahorro que supone su instalación o los ubicados en las siguientes zonas: litoral mediterráneo y las islas.

En el caso de no cumplir con dicha normativa, la sanción puede oscilar entre los 1.000 y los 10.000 euros y son las comunidades autónomas, las que reclamarán dicha sanción.

¿Cuál es la diferencia entre la instalación de un contador y de un repartidor?

La principal diferencia radica en que el contador mide la calefacción en kWh y se coloca uno por vivienda, mientras que los repartidores se colocan en cada radiador. Este último mide unidades de consumo y los costes se reparten entre cada vivienda, en función del número de radiadores que tenga cada hogar.

En cuanto al precio, hay que destacar que el coste de un contador suele ser superior a los 250 euros, mientras que cada repartidor cuesta alrededor de unos 30 euros.

¿Cuánto ahorrarán los edificios que cuenten con contadores o repartidores?

Esta nueva normativa supondrá un ahorro medio de hasta un 24% en el consumo de energía, según el Gobierno. Para conseguirlo, además de llevar a cabo la colocación de estos dispositivos, será necesario realizar otra serie de medidas, como la instalación de válvulas termostáticas en cada radiador.

De esta forma, cada vecino podrá regular la temperatura de la calefacción y ajustarla a las horas necesarias para pagar por lo que realmente consume.

Actualizado el