8 consejos para ahorrar en la factura de la luz con la llegada del verano

Consejos factura

El verano está a punto de comenzar y debemos estar preparados, sobre todo en nuestros hogares, puesto que un elevado uso del aire acondicionado puede encarecer el coste de la factura eléctrica.

Además teniendo en cuenta la entrada en vigor, el pasado 1 de junio, de la nueva tarifa eléctrica es necesario tomar medidas para conseguir ahorrar el máximo posible en el recibo de la luz. Con pequeños gestos diarios y creando hábitos podemos lograr un ahorro considerable de energía.

Por este motivo, te traemos estos consejos y recomendaciones para que ahorres en tu factura ante la llegada del calor:

 Mejora el aislamiento de tu vivienda. Te recomendamos usar aislantes térmicos en las paredes de tu hogar, además de sustituir las ventanas viejas por otras de aluminio. También tendrás que asegurarte de que las puertas y ventanas estén bien selladas instalando tiras autoadhesivas. Además te aconsejamos tener las persianas subidas para aprovechar la luz solar y ventilar a primera hora del día.

 Cuando uses el el aire acondicionado, no bajes la temperatura de los 25º. Se estima que por cada grado que disminuyas el aire, el consumo de energía aumenta un 8%, de esta forma conseguirás ahorrar en tu factura de la luz. También te aconsejamos que si vas a usar el aire acondicionado compruebes que todo esté bien cerrado, ya que puedes estar desperdiciando el frío generado y que limpies de forma regular los filtros de aire, así evitarás que se llenen de polvo y consuman el doble.

 Dale más uso al ventilador. En muchas ocasiones no es necesario poner el aire acondicionado porque el calor no es tan intenso, algo que suele ocurrir por las noches. En ese caso te recomendamos que utilices el ventilador, ya que que gasta un 90% menos de energía.

 Usa los electrodomésticos de manera eficiente. Es aconsejable lavar a baja temperatura porque el 80% del gasto en energía de este aparato proviene del calentamiento del agua. Además, es habitual que nos olvidemos de apagar las luces de los dormitorios o baños. Esas bombillas encendidas, teniendo en cuenta que las horas de la noche se alargan, se traducen en unos euros más en la factura de la luz.

 Desenchufa los aparatos que no vas a utilizar durante el verano, como es el caso de los radiadores eléctricos. Al dejarlos en stand by siguen consumiendo electricidad y, aunque no supone el mismo gasto que si el aparato estuviese encendido, provocan un aumento innecesario del gasto en el recibo eléctrico.

 Instala un ventilador de techo. Es una alternativa para los que no tengan instalado un aire acondicionado en sus viviendas. Este tipo de aparato reactivan las corrientes de aire naturales para mantener una sensación de frescor en el hogar.

 Apuesta por LED y bajo consumo. Además de consumir mucha electricidad, las tradicionales bombillas incandescentes y fluorescentes que aún conservamos en nuestros hogares desprenden una gran cantidad de calor con su uso. Por este motivo, se recomienda sustituirlas por bombillas LEDs.

 Compra enchufes inteligentes. Los enchufes conectados son dispositivos muy interesantes en prestaciones y coste para controlar y monitorizar el gasto energético, siendo especialmente adecuados para electrodomésticos básicos como los ventiladores más sencillos, grills, calentadores, etc. Con este tipo de aparato podrás encender/apagar o programar y monitorizar el consumo eléctrico. Además podrás activar o desactivar el modo ausente de forma aleatoria cuando estés fuera de casa.

Actualizado el