Amazon y Zoox presentan su primer vehículo autónomo

Amazon Zoox

Zoox, startup especializada en conducción autónoma y subsidiaria de Amazon, acaba de presentar su primer robotaxi: Un vehículo eléctrico y autónomo -sin conductor- pensado para áreas urbanas densamente pobladas y dotado de una batería de enorme capacidad, con hasta 16 horas de duración.


La empresa estadounidense fue fundada en 2014 y adquirida por Amazon el pasado mes de junio por un total de unos 1.200 millones de dólares. La visión que Zoox tiene de los vehículos autónomos es bastante diferente a la de Tesla u otros fabricantes, ya que al centrarse en los taxis, los vehículos no tienen el diseño tradicional al que estamos acostumbrados a ver en un coche.

Diseño llamativo y futurista

El nuevo Zoox -nombre tanto del coche como de la marca- es un vehículo en forma de cubículo con una cabina que trata de ganar todo el espacio disponible al carecer de puesto de conducción. Es un coche 100% autónomo con volante, pedal de freno y resto de elementos de un coche tradicional. Apenas mide apenas 3,63 metros, lo que le dota de una gran agilidad para esquivar el caótico tráfico de las grandes ciudades, y por si fuese poca ventaja, cuenta con cuatro ruedas directrices lo que multiplica las posibilidades de maniobras y estacionamientos. A pesar de estas dimensiones, el Zoox es capaz de llegar a los 120 km/h gracias a sus dos motores eléctricos que proporcionan tracción a las cuatro ruedas.

El vehículo de Zoox cuenta con una de las baterías más grandes disponibles hasta el momento en cualquier coche eléctrico capaz de generar 133 kWh. Con semejante pack de baterías, la compañía ha anunciado que este coche eléctrico puede funcionar sin necesidad de recarga hasta 16 horas continuas con una sola carga.

Autónomo y seguro

El Zoox, según afirman desde Amazon, puede conducir de forma totalmente autónoma a un nivel 5 -automatización completa, sin necesidad de conductor-. Para ello, el coche dispone de multitud de sensores y cámaras que le permite ver a unos 150 metros en todas las direcciones y 360 grados. Otro rasgo curioso es que cada robotaxi puede ser pilotado en remoto desde el centro de operaciones de Zoox, con el que pueden comunicarse también los pasajeros mientras transcurre el trayecto.

Además, esa “inteligencia” también ha sido transferida a los elementos de seguridad. La compañía ha desarrollado un sistema de airbag capaz de proteger a los cuatro ocupantes, independientemente del sentido de marcha en el que viajan. Asimismo, esta seguridad se traduce al exterior, ya que tanto las luces como los altavoces externos comunican las intenciones del vehículo a otros coches o peatones.

¿Cuándo lo veremos circular?

Aún no hay una fecha fijada para que podamos ver el Zoox en las calles de las ciudades, aunque desde la compañía han afirmado que ya están probando el vehículo en Las Vegas y San Francisco. Además han aclarado que no se venderá ninguna unidad a particulares sino que se ofrecerá como flota de taxis autónomos en distintas ciudades.

Actualizado el
 
 
91 076 66 35
Te Llamamos